Jordania ejecuta a varios presos de Al-Qaeda tras el asesinato de su piloto por el IS

Un video donde se muestra cómo queman vivo a Moaz al-Kasasba, capturado el pasado diciembre sobre Siria, fue difundido el martes por el grupo extremista.

Las autoridades jordanas ejecutaron a primera hora del miércoles a dos presos condenados a la horca por participar en atentados de Al-Qaeda, después de que el Estado Islámico (IS) difundiera horas antes un video en el que se mostraba la ejecución de un piloto de este país capturado el pasado diciembre.

Así lo confirmaba el Ministerio del Interior de Jordania en un comunicado, indicando que la militante iraquí de Al-Qaeda Sajida al-Rishawi y su compatriota Ziyad al-Karbouli habían sido ahorcados el miércoles, poco después de que en un video de 22 minutos de duración difundido el martes el IS mostrara la muerte del piloto jordano Moaz al-Kasasba, que habría sido quemado vivo en una jaula y cuya muerte ha desatado la ira en las calles por parte de muchos jordanos.

El propio IS había exigido la liberación de Al-Rishawi –condena a muerte en 2006 por una serie de atentados con bomba en Amán- a cambio de no matar al piloto, algo a lo que el gobierno jordano se había mostrado dispuesto pero exigiendo a cambio una prueba de vida de Al-Kasasba, que finalmente nunca llegó. De hecho la televisión jordana indicó que el piloto podría haber sido asesinado realmente el pasado 3 de enero, antes de que los extremistas ofrecieran no matarlo y la entrega del periodista japonés Kenji Goto -asesinado también hace unos días- a cambio de la puesta en libertad de Al-Rishawi.

Tras la difusión del video el martes, todos los ojos de la comunidad internacional estaban puestos en Jordania ya que este país había advertido al IS que ejecutaría a varios de sus miembros en prisión si el grupo terrorista cumplía finalmente sus amenazas. Varios presos de Al-Qaeda fueron trasladados en las últimas horas a la Prisión de Swaqa, un centro de ejecución al sur de Amán, si bien las autoridades jordanas han insistido en que las condenas a muerte se ajustan a la legalidad y a sentencias a la pena capital impuestas previamente por los tribunales del país.

Al-Kasasba, un teniente de la fuerza aérea jordana de 26 años capturado en diciembre después de que su caza F-16 se estrellara durante un bombardeo del bastión del IS en la ciudad siria de Raqqa, se convirtió en el primer piloto de la coalición internacional que lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak en ser capturado por este grupo terrorista.

El ministro jordano de asuntos religiosos, Hayel Dawood, condenó el asesinato de Al-Kasasba subrayando que su muerte iba en contra de todos los principios islámicos. “Quemar a gente viva es algo prohibido en el Islam”, insistió. El rey Abdullah II de Jordania denunció también la muerte del piloto en un discurso televisado en el que llamó a la unidad del país “durante estos tiempos difíciles”. “Estamos con la familia del heroico Moaz, con nuestro pueblo y con nuestras fuerzas armadas en esta tragedia”, dijo el monarca hachemita.

Turquía condena el asesinato del piloto jordano

A través de un comunicado dado a conocer por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía, Ankara condenó “vehementemente” el asesinato del piloto de nacionalidad jordana, destacando la falta de “valores humanos” en esta “acción criminal”.

“Hemos conocido con gran tristeza que el teniente piloto Moaz al- Kasasba fue sacrificado por el grupo terrorista Daesh (nombre árabe para el IS)”, rezaba el texto de la nota oficial, añadiendo que Turquía seguiría prestando pleno apoyo a la lucha contra el terrorismo tanto a Jordania como al resto de la comunidad internacional.