Holanda, obligada a repetir el juicio contra el antimusulmán Wilders

El diputado y líder del anti-musulmán Partido por la Libertad (PVV), Geert Wilders, logró una nueva victoria al conseguir que un tribunal holandés aprobase su petición para cambiar a los jueces.

El diputado y líder del anti-musulmán Partido por la Libertad (PVV), Geert Wilders, logró una nueva victoria al conseguir que un tribunal holandés aprobase su petición para cambiar a los jueces del proceso en el que se le juzga por incitar al odio contra los musulmanes, por una carta publicada en la prensa en la que comparaba el Islam con el nazismo.

Un tribunal holandés aprobó el viernes una petición de Wilders para cambiar a los jueces del tribunal que le juzga, obligando a iniciar todo el proceso desde cero. El abogado del líder ultraderechista había pedido la sustitución de los actuales magistrados acusándolos de parcialidad por no aceptar un testigo que la defensa consideraba vital.

Wilders fue llevado a juicio por una carta abierta enviada a un diario holandés en agosto de 2007, en la que el controvertido político holandés equiparaba el Corán (libro sagrado para los musulmanes) con el «Mein Kampf», el libro escrito por Adolf Hitler en el que exponía la ideología del nazismo. En la misiva Wilders declaraba además estar «harto de la presencia del Islam en los Países Bajos», y pedía también la «prohibición de ese libro fascista», en referencia al Corán.

El político anti-musulmán ya había conseguido una victoria después de que hace una semana la fiscalía pidiera su absolución alegando que Wilders no se refería a los musulmanes sino «al Islam en general» y que criticar a una religión no es delito de acuerdo a la legislación holandesa. Curiosamente la fiscalía de Amsterdam había rechazado anteriormente todas las peticiones de llevar a Wilders ante los tribunales, y tuvo que aceptar éste caso después de que la obligara un tribunal superior.

La decisión de revocar a los jueces se considera otra victoria para Wilders, ya que éstos aún podían condenar al político islamófobo holandés a pesar de la petición de la fiscalía. Se esperaba el veredicto final para el próximo 5 de noviembre, pero ahora todo el proceso deberá comenzar desde el principio.

«Esto me da una nueva oportunidad de tener un juicio justo. Confío en que sólo puedo ser absuelto porque no he vulnerado ninguna ley, sino dicho la verdad», dijo Wilders en declaraciones a la prensa, amparándone en el derecho a la libertad de expresión. Unos argumentos similares a los empleados por el líder del PVV durante el juicio, en el que se negó a responder a las preguntas del tribunal amparándose en su derecho a guardar silencio, salvo al inicio del proceso, cuando solicitó dos minutos de tiempo para aclarar que no retiraba ninguna de las palabras que había dicho porque eran «la verdad».

La formación política de Wilders es vital para la viabilidad del nuevo gobierno de minoría holandés, formado por liberales y democristianos, que precisa para gobernar del apoyo del PVV, convertido en la tercera fuerza política del país con un discurso en contra de la inmigración musulmana y del Islam.

Los partidos de la oposición y organizaciones de defensa de derechos humanos del país han advertido que la exculpación de Wilders en este caso incitaría al odio contra las musulmanes y abriría las puertas a que grupos islamófobos insulten libremente a la comunidad musulmana que vive en Holanda, que asciende a casi un millón de personas.