Guardacostas turcos interceptan a pescadores griegos en aguas del Egeo

El incidente tuvo lugar cerca de los islotes de Kardak (Imia, en griego) cuya soberanía se disputan ambos países y a punto estuvo de desembocar en una guerra en 1996.

Efectivos de los guardacostas turcos localizaban el domingo a un grupo de pescadores griegos que pretendían faenar en aguas territoriales turcas situadas frente a las costas de la península de Bodrum, en aguas del Mar Egeo, según informó la prensa turca.

El incidente tuvo lugar cerca de los islotes de Kardak (Imia, en griego), cuya soberanía ha sido objeto de disputa durante décadas entre Grecia y Turquía. Un barco de los guardacostas turcos se aproximó a los pescadores para obligarles a abandonar la zona, pese a lo cual éstos volvieron a intentar pescar en el mismo área antes de retirarse definitivamente a aguas territoriales griegas, presionados por la guardia costera turca.

Este nuevo suceso se suma a una serie de disputas que en las últimas semanas se han recrudecido en torno a la soberanía en aguas del Mar Egeo, donde Grecia posee cerca de 3.000 islas, algunas de ellas a sólo unos pocos kilómetros de las costas de Turquía. Sólo durante el pasado mes de noviembre, los guardacostas turcos han tenido que intervenir en varias ocasiones después de que sus homólogos griegos acosaran a pescadores turcos que faenaban frente a las costas de Bodrum.

La disputa por la delimitación de sus aguas territoriales en este mar a punto ha estado de que ambos países –ambos miembros de la OTAN- fueran a la guerra en varias ocasiones; Ankara considera de hecho la extensión unilateral por parte de Grecia de sus aguas jurisdiccionales hasta las 12 millas náuticas como un “casus belli”.

El caso de los islotes de Kardak es más complicado; se trata de dos pequeñas rocas situadas a 3,8 millas náuticas al oeste de la península de Bodrum y a 5,5 al este de la isla griega de Kalimnos, cuya superficie total ronda las cuatro hectáreas, y que a punto estuvo de desembocar en una guerra entre Grecia y Turquía en 1996 por diferencias en torno a su soberanía.

Atenas sostiene que estas islas forman parte del Archipiélago del Dodecaneso, que mediante el Tratado de Lausana de 1923 fueron cedidas a Italia y más tarde (en 1947) por este país a Grecia; Ankara por el contrario no considera que estos islotes formen parte de dicho archipiélago, y dado que tampoco son mencionados específicamente en el Tratado de Lausana considera que su soberanía es indeterminada o, en todo caso, sigue siendo turca.