Grecia se paraliza por las protestas contra la crisis

Grecia se paralizó casi por completo a causa de la nueva huelga general convocada por los sindicatos contra los recortes anunciados por el gobierno heleno para sacar al país de la crisis.

Grecia se paralizó este miércoles casi por completo a causa de la nueva huelga general convocada por los sindicatos contra los recortes anunciados por el gobierno heleno para sacar al país de la gran crisis financiera en que se halla inmerso.
 
Decenas de miles de personas recorrieron el miércoles el centro de Atenas hasta la popular plaza Sintagma, donde varios grupos de jóvenes se enfrentaron a la policía lanzando piedras y cócteles molotov . La policía tuvo que responder con contundencia empleando gases lacrimógenos, produciéndose varias detenciones.
Otras protestas similares desfilaron por las principales localidades de Grecia, incluyendo Tesalónica, la segunda ciudad después de Atenas, bajo lemas como «Las tasas para los ricos», «huelga contra los especuladores», o «No más», en referencia a las nuevas medidas de recortes anunciadas por el gobierno griego, presionado por la Unión Europea. «Los griegos quiere ver que Europa les ayuda. Los europeos amenazan y no ayudan, lo cual puede provocar un sentimiento antieuropeo en Grecia», declaró el secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos, John Monks, que asistió a la manifestación en Atenas.
La huelga paralizó desde la medianoche los principales transportes públicos del país, incluyendo puertos, aeropuertos y trenes. Escuelas, administraciones públicas y juzgados cerraron también sus puertas, mientras bancos, hospitales y empresas privadas funcionaron pero con el personal mínimo. La huelga afectó asi mismo a radios y televisiones, ya que el sindicato de periodistas griego también se sumó a la convocatoria. Según la Confederación General de Trabajadores Griegos, la huelga fue seguida por un 100% de los trabajadores principalmente en el sector público, y por un 70% en sectores como la banca o la industria, aunque la patronal redujo esa cifra al 10%.
Los sindicatos griegos han declarado la guerra a las medidas impuestas por el nuevo gobierno socialista del primer ministro Giorgos Papandreu, que incluyen recortes de salarios y beneficios en el sector público, subidas de impuestos y aumento de la edad de jubilación hasta los 63 años, dos años más que hasta ahora. Los sondeos sin embargo muestran un apoyo de la mayoría de los griegos a las drásticas medidas de austeridad anunciadas por Atenas.