Fallece uno de los heridos en el último atentado en Ankara

Con éste se elevan a 36 el número de civiles muertos en el atentado suicida que sacudió el pasado 13 de marzo el corazón de la capital turca, y que se atribuyó una rama radical del PKK.

La cifra de fallecidos por el atentado suicida perpetrado con un coche bomba el pasado 13 de marzo en la capital de Turquía se elevó en las últimas horas a 36, después de que uno de los heridos que permanecía hospitalizado en estado grave falleciera a última hora del lunes.

Feyyaz Aydın, de 36 años, que había sido herido en la explosión de Ankara y tenía heridas de metralla en diferentes partes de su cuerpo, y al que le habían sido amputadas ambas piernas, falleció en el Hospital de Educación e Investigación de Ankara”, informó a través de un comunicado el Ministerio de Salud de Turquía.

Aydın era uno de los más de 100 heridos que dejó el tercer gran atentado en la capital turca en cinco meses, perpetrado en una concurrida parada de autobuses de la céntrica Plaza Kızılay de Ankara por una terrorista suicida identificada como Seher Çağla Demir.

Demir, una militante de 24 años que se había unido a las filas del PKK en 2013 bajo el alias de Doga Jiyan, había recibido entrenamiento en las bases de las Unidades de Protección Popular (YPG), el brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD), considerado por Turquía como la rama siria del PKK.

Si bien el atentado de Ankara fue reivindicado –como ya ocurriera como el llevado a cabo en la misma zona en febrero- por los Halcones por la Libertad del Kurdistán (TAK), fuentes de la lucha antiterrorista en Turquía consideran que el TAK es una de las muchas organizaciones fantasma tras la cual se esconde el PKK, que utiliza las siglas del TAK para atribuirse los atentados contra civiles por el perjuicio que éstos pueden provocar a su imagen, especialmente fuera de Turquía.