Estambul, contaminación del aire

Expertos alertan sobre los riesgos para la salud de la contaminación en Estambul

Los expertos alertan sobre el creciente riesgo para la salud que supone la contaminación en Estambul, especialmente con la llegada del invierno, cuando aumenta la quema de combustible como carbón o incluso madera en muchos hogares para calefacción, a lo que hay que sumar los gases procedentes de vehículos o de la propia industria: todas estas emisiones ponen en peligro la salud de aquellas personas más sensibles que padezcan, por ejemplo, problemas de corazón o de pulmón.

“Con la creciente urbanización, el número de vehículos en la ciudad y las instalaciones industriales aumentan, y con los combustibles fósiles como el carbón que se usan para calefacción, la contaminación del aire puede variar dependiendo de las condiciones meteorológicas. La contaminación de óxidos de nitrógeno o de partículas, que son emitidas principalmente por vehículos, tiene efectos negativos para todo el ecosistema, pero especialmente para la salud humana”, advirtió Hüseyin Toros, experto en Ingeniería Meteorológica de la Universidad Técnica de Estambul (İTÜ).

“La contaminación del aire en invierno puede incrementarse incluso más debido al factor de la calefacción. Cada día consumimos entre 1 y 2 kilos de agua y comemos de 1 a 2 kilos de comida; pero un adulto respira de media 15 kilos de aire al día… Podemos elegir lo que comemos y lo que bebemos, pero desgraciadamente, no podemos elegir el aire que respiramos”, subrayó Toros, quien añadió que la contaminación del aire en Estambul es especialmente elevada en distritos como Göztepe (Kadıköy), Esenyurt, Mecidiyeköy y Kağıthane.

La doctora Özlem Esen, una experta en cardiología, coincidió en alertar sobre los riesgos para las personas con enfermedades cardíacas. “Se ha visto que cuando aumenta la contaminación por partículas la fluidez (de la sangre) en los vasos sanguíneos disminuye, se producen espasmos vasculares y los ataques al corazón son más frecuentes. Por tanto, durante los meses de invierno, se produce un incremento en las enfermedades del corazón”.

“Se ha observado también que las personas muestran más dificultades al respirar, y se produce un desequilibrio en la presión sanguínea, en especial en las épocas en las que el tiempo caluroso de repente se vuelve frío”, añadió la experta al hablar sobre los riesgos de la contaminación en Estambul. “Llegados a este punto, recomendamos que la gente se proteja cuando salga al exterior, especialmente mediante el uso de mascarillas”, concluyó.