España cede a Bélgica el testigo de la presidencia de la UE

Con la cesión hoy del testigo a Bélgica, concluyó ayer miércoles la presidencia española de la Unión Europea, marcada por la crisis económica y las medidas sin precedentes para salvar al euro.

Con la cesión hoy del testigo a Bélgica, concluyó ayer miércoles la presidencia española de la Unión Europea, marcada por la crisis económica y las medidas sin precedentes para salvar al euro, y en la que España no ha conseguido avanzar ni un solo capítulo en las negociaciones de la UE con Turquía, tal y como había prometido a Ankara.
 
La presidencia española cede el testigo a Bélgica después de seis meses marcados por la crisis económica y sus consecuencias para la Eurozona. El cuarto mandato español, el primero tras la aprobación del Tratado de Lisboa y sus nuevas instituciones, deja seis meses con un balance agridulce, marcados por la profunda crisis económica que sufre Europa y las turbulencias de los mercados financieros, que obligaron a tomar medidas sin precedentes para poner a salvo el euro y sentar las bases de un mayor control sobre la Eurozona..
También será recordada esta presidencia por la suspensión de las cumbres con Estados Unidos y la Unión por el Mediterráneo, los terremotos de Haití y Chile, o los acuerdos con América Latina. Pero sobre todo, España -uno de los países más firmemente defensores de la candidatura turca dentro a la UE- no ha podido o sabido superar los obstáculos que existían para continuar las negociaciones sobre la adhesión de Turquía a la Unión Europea, y ha sido incapaz de reabrir un sólo capítulo de las negociaciones entre Bruselas y la UE, a pesar de que previamente al comienzo de la presidencia el pasado 1 de enero había asegurado que dichas negociaciones serían una de las grandes prioridades de su mandato.
 
Con un acto convocado ayer por la tarde en la Casa de América de Madrid, el ministro español de Exteriores Miguel Ángel Moratinos puso fin a la presidencia española de la UE, que se escenificó finalmente con el izado de la bandera belga en la sede de las instituciones europeas en Madrid. Está previsto además el presidente del gobierno español, Jose Luis Rodríguez Zapatero, haga una evaluación de la presidencia semestral española durante una comparecencia prevista para el próximo 6 de julio ante el Parlamento Europeo en Extrasburgo.