Erdoğan y Kılıçdaroğlu acuerdan una hoja de ruta sobre la cuestión kurda

En un encuentro calificado por muchos medios de \»histórico\», los líderes de los dos principales partidos del país acordaron abordar una solución conjunta y con el máximo consenso para lo que consideran uno de los principales desafíos que afronta Turquía.

En un encuentro calificado por varios medios turcos como histórico, los líderes de los dos principales partidos políticos de Turquía -el primer ministro y presidente del AKP, Recep Tayyip Erdoğan, y el presidente del CHP, Kemal Kılıçdaroğlu- se reunieron el miércoles en Ankara para abordar una posible solución conjunta a lo que ambos consideran uno de los principales desafíos internos que afronta el país: la cuestión kurda.

Erdoğan y Kılıçdaroğlu se reunieron en la sede del AKP en la capital turca durante en un encuentro que se prolongó aproximadamente por espacio de una hora y en el que el CHP presentó su propuesta de 10 puntos sobre el problema, que entre otras iniciativas propone la creación de una comisión parlamentaria que aborde una solución de consenso a la cuestión kurda así como un «grupo de sabios» que presente propuestas y alternativas sobre el tema.

A la reunión, además del primer ministro y el líder de la oposición, acudieron también el vice primer ministro turco Beşir Atalay, el vice presidente del grupo parlamentario del AKP Mahir Ünal y el vice presidente del partido, Ömer Çelik; por su parte Kılıçdaroğlu estuvo acompañado por Faruk Loğoğlu y Sezgin Tanrıkulu, los dos vice presidentes del CHP que presentaron la semana pasada la propuesta de 10 puntos ante la Asamblea Nacional Turca, así como el vice presidente del grupo parlamentario del CHP, Akif Hamzaçebi.

En declaraciones a la prensa tras la reunión, el vice presidente del partido gobernante AKP afirmó que habían encontrado las propuestas presentadas por el CHP «muy positivas» y que suponían un nuevo enfoque por parte del partido opositor ante la cuestión kurda. Kılıçdaroğlu también se mostró dispuesto ante el primer ministro Erdoğan a reducir la tensión política incluso realizando una visita conjunta al distrito fronterizo de Uludere, donde a finales del año pasado murieron 34 civiles kurdos en un bombardeo por error del ejército turco al ser confundidos con miembros del PKK que trataban de infiltrarse en territorio turco desde el norte de Irak, donde tiene sus bases el grupo armado.

El AKP ha reprochado anteriormente a la formación de Kılıçdaroğlu haberlo dejado sólo en proyectos como la «iniciativa kurda», puesta en marcha por el ejecutivo del AKP en 2009 y que brindó una serie de derechos para el uso del kurdo -que no es lengua oficial en Turquía- en ámbitos oficiales y públicos, incluyendo un canal estatal (la TRT-ses o TRT-6) en lengua kurda, el uso de una doble toponimia, la apertura de licenciatura en filología kurda en varias universidades, o la posibilidad de realizar actos de propaganda electoral en kurdo, entre otras medidas. El CHP siempre se mostró sin embargo distante ante el proyecto y nunca apoyó en el parlamento un proyecto que consideraba sembraba la división étnica entre los turcos e incluso daba alas a las reivindicaciones del grupo terrorista PKK, en un discurso muy similar al que mantienen partidos nacionalistas como el MHP.

«Ahora el CHP debe convencer a otros partidos políticos. En el caso de acuerdo de todos los partidos políticos, entonces nuestro primer ministro apoyará el establecimiento de la comisión de consenso nacional», explicó Çelik, añadiendo que si esto no ocurre el CHP y el AKP están dispuestos a establecer un mecanismo que incluya a los dos partidos, que juntos suman el 84% de los diputados de la Asamblea Nacional Turca (461 de los 550 diputados), aunque tendría que ser al margen del parlamento. «(En este caso) sería una comisión extra parlamentaria. Ha sido una propuesta del primer ministro», indicó el vice presidente del AKP.

Por ahora el partido nacionalista kurdo BDP, que suma poco más de una treintena de diputados en el parlamento, se ha mostrado a favor de la propuesta de 10 puntos presentada por el CHP, aunque sus propuestas más ambiciosas -especialmente las referidas a una autonomía para la región sureste de Anatolia- podrían suscitar el recelo de los dos principales partidos de Turquía. Por su parte el partido nacionalista MHP se ha mostrado hasta ahora, al menos en sus declaraciones públicas, contrario a una propuesta sobre un problema que considera se plantea en unos términos que dan alas a los planteamientos que el grupo terrorista PKK persigue a través de la violencia.