Erdoğan: Turquía quiere continuar con el proceso de adhesión a la UE

El presidente turco afirma no obstante que el creciente populismo y la xenofobia y el auge de la extrema derecha amenazan al proyecto europeo, y están afectando a las propias relaciones entre Turquía y la UE.

Turquía quiere continuar con las negociaciones para su integración en la Unión Europea, un proceso que aportará beneficios a ambas partes, pese a que el populismo y la xenofobia continúan siendo las mayores amenazas para el proyecto europeo, según declaró el martes el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan coincidiendo con la celebración del Día de Europa.

“Nuestro país, que históricamente, geográficamente y culturalmente ha sido una parte de Europa durante siglos, demanda continuar con el proceso de entrada en la Unión Europea –que es un objetivo estratégico para nosotros- dentro de un marco de respeto mutuo e igualdad y bajo el concepto de un beneficio para ambas partes”, señaló Erdoğan en un comunicado difundido por la oficina de la Presidencia de la República.

“La cooperación desarrollada con la UE en un período en el que la crisis de los refugiados ha alcanzado su máximo, es el último y más claro ejemplo de este concepto”, añadió el mandatario turco en el texto dado a conocer durante el Día de Europa, que cada 9 de mayo conmemora la llamada Declaración Schuman, en la que en 1950 el ministro de exteriores francés Robert Schuman propuso por primera vez la idea de crear una Europa unida como un paso fundamental para lograr la paz mundial.

No obstante el presidente de Turquía quiso recordar también los peligros que afronta hoy día el proyecto europeo, señalando al discurso discriminatorio y xenófobo de los “políticos populistas” como el “mayor riesgo” al que se enfrenta en la actualidad la Unión Europea: un problema que, según Erdoğan, también está afectando a las relaciones entre Turquía y la UE.

“Por desgracia, enfermedades sociales tales como la discriminación, el racismo cultural, la xenofobia, y la islamofobia, se han estado propagando por todo el continente. Los partidos de extrema derecha, que han alcanzado una determinada posición en la política y están recibiendo un número creciente de votos, se han apropiado de la vida socio-política en Europa”, apuntó Erdoğan sólo dos días después de que la política ultraderechista Marine Le Pen recibiera un 34% de los sufragios en las elecciones presidenciales de Francia.