El primer ministro irlandés, obligado a convocar elecciones

El primer ministro irlandés Brian Cowen anunció el lunes que convocará elecciones anticipadas para principios del próximo año, tras aprobar los impopulares presupuestos para 2011.

El primer ministro irlandés Brian Cowen anunció el lunes que convocará elecciones anticipadas para principios del próximo año, tras aprobar los impopulares presupuestos para 2011 y anunciar que el país pedirá un préstamo multimillonario a la UE y el FMI.

Las elecciones se celebrarán posiblemente en febrero o marzo, después de que el parlamento apruebe a principios del nuevo los nuevos y rigurosos presupuestos para superar la crisis y reducir el abutado déficit público irlandés, que alcanzará este año el 32%. Estos presupuestos han levantado ampollas en Irlanda, donde los ciudadanos temen las subidas de impuestos y recorte de beneficios sociales que pueda acarrear.

«Mi intención es, cuando concluya el proceso presupuestario con la promulgación de la legislación en el nuevo año, buscar la disolución del parlamento y permitir al pueblo determinar quién quieren que asuma la responsabilidad del gobierno en el exigente periodo que tenemos por delante», declaró Cowen ante el parlamento, pocas horas después de que uno de sus socios de gobierno, el Partido Verde, anunciara que abandonaba la coalición gubernamental y pedir elecciones para el próximo mes de enero.

De este modo los Verdes añaden a la crisis financiera una crisis política. Su líder, John Gormley, declaraba ayer que los irlandeses se sentían «engañados y traicionados» tras una semana clave en la historia reciente de Irlanda, en la que el primer ministro Cowen no dejó de repetir que el país no necesitaba un rescate para acabar anunciando el domingo que aceptaba el plan de rescate de la UE y el FMI para sanear la vertiginosa deuda del país.

El anuncio del rescate fue calificado por la prensa nacional como «capitulación sin precedentes», aumentando el descontento de los irlandeses. Un centenar de personas se enfrentaron el lunes a la policía tras entrar al edificio del parlamento. Irlanda presentará mañana miércoles ante la UE su plan cuatrienal de austeridad para reducir su déficit público del 32% del PIB previsto para 2010 al 3% en 2014. El gobierno irlandés debe ahora convencer a sus ciudadanos de las «bondades» de un plan que, según recoge la prensa, incluye recortes de prestaciones sociales, supresión de empleos públicos, e incluso una reducción del salario mínimo, entre otras muchas medidas impopulares.

Irlanda se convierte así en el segundo país de la eurozona en ser rescatado este año tras Grecia. Por ahora se desconoce la cantidad exacta del rescate, aunque ésta podría ser de hasta 90.000 millones de euros, 20.000 menos que los que se concedieron a Grecia.