sociedad y población en Turquía

El paro bajó en diciembre pero se mantiene por encima del 10%

Pese a una ligera caída del desempleo en diciembre, incluyendo entre los jóvenes, los analistas prevén que la tendencia al alza del paro en Turquía se mantendrá durante 2016.

La tasa de desempleo durante el último mes del pasado año se redujo ligeramente un 0,1% hasta situarse en el 10,8% de la población en relación a diciembre de 2014, según datos oficiales dados a conocer el martes por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK).

El informe señala así mismo que la tasa de empleo creció en diciembre un 0,7% hasta el 45,4% de la población activa: el número de personas mayores de 15 años empleadas se incrementó en 806.000 en comparación con el mismo mes del año anterior, hasta situarse en 26,448 millones.

Entre las personas que trabajaban en diciembre de 2015, un 18,9% lo hacían en el sector agrícola, un 20,1% en la industria, un 7,1% en la construcción y un 53,9% en el sector servicios; en este último el incremento de la tasa de empleo fue del 1,1%, mientras que en la agricultura el empleo creció un 0,6%, y un 0,5% en la industria.

Los datos estadísticos presentados el martes por TÜİK apuntan además a un incremento de la fuerza laboral en el país euroasiático de 865.000 personas en comparación con el mes de diciembre de 2014, hasta situarse en 29,652 millones de personas. La tasa de participación en la fuerza laboral también se incrementó en un 0,7% hasta el 50,9% de la población.

En este sentido, la tasa de participación en la fuerza laboral se mantuvo en diciembre en el 71% entre los hombres y en el 31,2% para las mujeres, con un incremento para éstas del 1,2% respecto a 2014. El desempleo juvenil bajó ligeramente en diciembre de 2015 –un 1%- hasta alcanzar el 19,2%.

El informe de la agencia estadística turca muestra también que el porcentaje de personas que se mantuvieron trabajando en la economía sumergida se redujo el pasado mes de diciembre en un 1,1% hasta el 32,1%, en comparación con el mismo mes de 2014.

Los analistas estiman no obstante que habrá que esperar a ver los datos de 2016 para conocer el impacto en la economía y el empleo del incremento de un tercio del salario mínimo aplicado en enero por el gobierno, y que a juicio de algunos expertos podría incrementar la proporción de personas que trabajan de forma ilegal.

Igualmente las previsiones apuntan a que el crecimiento de la economía turca previsto para 2016, que agencias como Fitch estiman en el 3,5%, no bastará para revertir la tendencia al alza del desempleo en Turquía, que se mantendrá durante todo el año.