El parlamento británico aprueba los bombardeos del Reino Unido contra el Daesh

La decisión, aprobada por amplia mayoría, permite a Londres sumarse a los bombardeos de la coalición internacional contra el IS en Siria, que se iniciaron en las primeras horas del jueves.

La Cámara de los Comunes del Reino Unido aprobó en la noche del miércoles por 397 votos a favor y 223 en contra la moción presentada por el gobierno autorizando las acciones militares contra el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (IS), tras un largo debate de 11 horas.

La decisión permite a Londres sumarse a la coalición internacional contra el Daesh liderada por Estados Unidos para que los cazas británicos participen en operaciones de bombardeo contra objetivos del grupo terrorista en Siria, algo que podría ser sólo cuestión de horas, según informó la cadena de televisión BBC. Hasta ahora el ejército británico tenía únicamente autorización para operar en Irak. De hecho la Royal Air Force informó el jueves que cuatro cazas Tornado habían despegado en las primeras horas desde la base de Akrotiri en Chipre hacia Siria, donde bombardearon zonas petrolíferas al este del país bajo control del Daesh.

Esta cuestión ha dividido profundamente al opositor Partido Laborista y ha puesto en jaque la posición pacifista de su líder, Jeremy Corbyn, que dio libertad de voto y al que hasta un tercio de sus parlamentarios podrían haber dado la espalda, apoyando la posición del gobierno a favor de iniciar los ataques aéreos.

El miércoles, el propio primer ministro David Cameron había urgido a los miembros de la cámara baja a apoyar las acciones militares contra el Daesh en Siria para salvaguardar la seguridad de los británicos. “No se trata de si queremos combatir el terrorismo, sino de cómo podemos hacerlo mejor… Gobiernos de todos los colores políticos de este país han tenido que luchar contra el terrorismo”, señaló Cameron, quien no obstante aseguró respetar a quienes creen que su país no debería sumarse a la campaña.

Cameron sin embargo tuvo que hacer frente durante el largo debate parlamentario a duras críticas precisamente por negarse a pedir disculpas por sugerir que quienes rechazaban la propuesta eran “simpatizantes de los terroristas”.

La mayor parte de los parlamentarios conservadores respaldaron la moción del ejecutivo, así como decenas de miembros del Partido Laborista, liberales, y los unionistas de Irlanda del Norte. Por el contrario hasta dos tercios de los laboristas rechazaron la propuesta, junto con los verdes, los nacionalistas gales y escoceses, y los nacionalistas socialdemócratas irlandeses del SDLP, que tienen tres representantes en la cámara.