Ali Ağca, el hombre que intentó el asesinato del Papa

El hombre que intentó asesinar al Papa, se cambia el apellido

Mehmet Ali Ağca, el hombre que intentó asesinar al Papa Juan Pablo II, se ha cambiado el apellido, según ha revelado una reciente acusación judicial en la que Ağca aparece con el apellido a «Aslan», que significa «león» en turco. Un tribunal de Estambul habría utilizado el nuevo apellido de Ağca durante un juicio por el que Ağca se enfrenta a una pena de 15 años de prisión.

Según la acusación en dicho juicio, Ağca supuestamente se habría apropiado de una casa perteneciente a un hombre llamado Gökhan Soylu mediante amenazas y extorsión. Ağca negó en el juicio las acusaciones, y alegó que había vendido la casa a Soylu por un valor muy por debajo del precio de mercado, y que luego la recuperó tras recibir amenazas de un tercero.

«Compré esta propiedad a través de una persona llamada Ayhan. A petición de Ayhan, vendí la casa poco después. Después de la venta, Ayhan se puso en contacto conmigo diciendo que la casa se había vendido a un precio bajo, y me exigió un millón de liras turcas«, dijo Ağca en el juicio, según recoge la prensa turca. «De ningún modo amenacé al demandante. Entre 2015 y 2022, adquirí seis propiedades por un total de 1,5 millones de dólares; no puedo estar involucrado en un asunto así por una casa en ruinas. Ayhan me involucró en este incidente acusándome falsamente», aseguró.

Ağca fue arrestado en 1979 por el asesinato del periodista turco Abdi İpekçi; no obstante, es más conocido porque el 13 de mayo de 1981 intentó asesinar al Papa Juan Pablo II en la Ciudad del Vaticano, alcanzándole en la mano y el abdomen. Por el intento de asesinar al Papa, Ağca (o “Aslan”, según su nuevo apellido) fue condenado a cadena perpetua en Italia el 22 de marzo de 1986; en el año 2000 fue extraditado a Turquía después de que el Papa lo perdonase. Finalmente en 2010 salió de prisión tras haber cumplido su condena en Turquía por el asesinato de İpekçi y por delitos de robo y extorsión. Desde entonces Ağca -que llegó a autoproclamarse una especie de “mesías”- ha protagonizado varias polémicas, como cuando aseguró que fue el propio Vaticano el que le encargó matar a Juan Pablo II.