El gobierno incrementará la velocidad máxima en todas las autopistas

El Ministerio del Interior aumentará la velocidad máxima en autopistas hasta los 125 km/h, pero también los controles de tráfico. 3 millones de conductores han sido multados en 2018.

El límite máximo de velocidad en las autopistas de Turquía, establecido actualmente en 120 kilómetros por hora, se incrementará hasta los 125 kilómetros por hora, según anunció el domingo el ministro del Interior del país, Süleyman Soylu.

Dado que no se considera sancionable superar el límite máximo de velocidad hasta un margen superior al 10%, este incremento supondrá que los vehículos no serán sancionados hasta superar los 137,5 kilómetros por hora, según explicó el ministro durante un evento organizado en el distrito estambulita de Üsküdar con motivo del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico.

“El límite máximo en las autopistas es actualmente 132 km/h, es decir 120 km/h más el 10%. Vamos a vigilar más el tráfico y a incrementar el límite de velocidad”, anunció Soylu, quien destacó que al contrario de lo que ocurre en la persecución de otros delitos, en el caso del tráfico la policía “no busca criminales”.

“No buscamos un perfil de criminal. Intentamos advertir a gente que es como nosotros, pero que no toma las medidas necesarias. Intentamos que tengan más precaución, garantizar que no conducen sus vehículos bajo somnolencia, que llevan sus cinturones de seguridad, que no superan el límite de velocidad y que no usan sus teléfonos móviles mientras conducen”, explicó el ministro.

Más de 3 millones de multas en 2018

Según datos oficiales publicados este mes por el Ministerio del Interior de Turquía, más de 3 millones de conductores turcos recibieron multas en controles de carretera por incumplir las normas de circulación durante los diez primeros meses de 2018.

Desde que la policía de tráfico incrementara los controles para reducir la tasa de accidentes en la carretera, entre enero y octubre de este año 3.307.698 conductores recibieron multas, un 18% más que en el mismo período del año pasado, según indica el ministerio.

Así mismo el número de conductores que perdieron su licencia de conducir por acumular puntos de sanción, por negarse a realizar tests de drogas o alcohol o por conducir bajo su influencia, alcanzó los 138.976 en este período, un 33% más que en 2017.

Los mayores controles acarrearon también que se registrase un incremento del 186% en el número de pasajeros sancionados especialmente por no llevar puesto el cinturón de seguridad delantero, con unos 21.000 multados entre enero y octubre del presente año.