El Fenerbahçe abandona la final de la Supercopa

El Fenerbahçe abandona la Supercopa y agrava la crisis del fútbol turco

El Fenerbahçe protagonizó ayer una inusual acción al abandonar el partido de la final de la Supercopa que se disputaba en el Estadio 11 de Abril de la ciudad de Şanlıurfa, al sureste de Turquía, ahondando así en la profunda crisis de credibilidad que atraviesa el fútbol turco en general y la liga turca en particular tras una serie de incidentes violentos y en medio de acusaciones de corrupción.

El partido, trasladado a Turquía después de que la final que inicialmente se iba a jugar en Arabia Saudí fuese suspendida por las prohibiciones impuestas por las autoridades de Riad contra los símbolos nacionales turcos, estaba rodeado de un ambiente enrarecido desde días atrás. El Fenerbahce no había participado en la rueda de prensa previa habitual antes de cada encuentro, no hubo apretón de manos al saltar los jugadores al terreno de juego, y lo que es más bizarro aún: el equipo presidido por Ali Koç convocó para la final de la Supercopa a un 11 titular compuesto por jugadores de su equipo sub-19.

Con estos precedentes, nada más iniciarse el encuentro el Galatasaray se hizo con el control del balón y no había pasado ni un minuto de juego cuando los Leones anotaron su primer gol, obra de Mauro Icardi. A los pocos instantes, el entrenador del equipo sub-19 del Fenerbahçe, Murat Zeki Göle, dio instrucciones a sus jugadores para abandonar el terreno de juego, cosa que hicieron de inmediato dejando atónitos a jugadores y afición rivales. El árbitro Volkan Bayarslan y sus asistentes esperaron hasta 3 minutos en vano a que regresasen los jugadores del Fener, hasta que finalmente dio por concluido el partido.

Ante esta decisión los jugadores del Galatasaray estallaron de alegría y acabaron jugando un partido entre ellos el terreno de juego para contentar a los pocos aficionados que decidieron permanecer viendo aquel extraño espectáculo. Será ahora la Federación Turca de Fútbol (TFF) la que deba tomar la decisión final, pero en principio al abandonar deliberadamente el partido uno de los equipos, el reglamento establece que dicho equipo pierde automáticamente por 0-3 y se concede la victoria a su rival, en este caso el Galatasaray.

En cualquier caso, el equipo presidido por Koç ya había anunciado esta semana que sus jugadores abandonarían la final de la Supercopa en protesta por lo que consideran una persecución y un maltrato contra el Fenerbahçe en la liga turca, especialmente después de que la TFF rechazase la petición del equipo de posponer la final para poder preparar con más tiempo el partido de la Conference League de la UEFA que debe disputar en solo unos días. Las tensiones entre el Fenerbahçe y la Federación vienen desde la agresión que sufrieron varios de sus jugadores en el partido disputado frente al Trabzonspor hace casi un mes, en el que hubo una multitudinaria invasión de campo, hechos por los que el Fenerbahçe llegó a amenazar con abandonar la liga. Pero en realidad, esta nueva crisis del fútbol turco se inició ya con la salvaje agresión que sufrió un árbitro en un partido de liga a manos del presidente de uno de los equipos de primera división.