El ejército turco retira del servicio los cazas RF-4E tras la muerte de seis pilotos

La medida, que entrará en vigor este mismo jueves, se produce después de que seis pilotos de las Fuerzas Aéreas Turcas hayan muerto en las últimas semanas en vuelos de entrenamiento con este modelo.

Las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) anunciaron el miércoles la retirada del servicio de todos los cazas de combate modelo RF-4E, usados sólo en misiones de entrenamiento, una medida que entrará en vigor a partir de este jueves 12 de marzo.

Así lo hacía público a la prensa el general Abidin Ünal, comandante de las Fuerzas Aéreas Turcas, después de que este modelo estuviese implicado en dos accidentes ocurridos desde el 24 de febrero que en total causaron la muerte a seis pilotos que realizaban misiones de prueba.

“Las Fuerzas Aéreas detendrán los vuelos de aviones RF-4E”, dijo Ünal durante la conferencia de prensa ofrecida el miércoles en una base en la provincia de Eskişehir, explicando que en su lugar se utilizarían cazas F-16 –que componen el grueso de las fuerzas aéreas de Turquía- una vez se les realice una transferencia de códigos de exploración.

El jueves de la semana pasada dos pilotos morían después de que su RF-4E se estrellara en la provincia de Konya, tan sólo nueve días después de que otros dos cazas de este tipo cayesen al suelo en la provincia oriental de Malatya por causas que aún se investigan, matando a sus cuatro tripulantes. En cualquier caso y tras los últimos siniestros, las Fuerzas Aéreas Turcas (THK) tan sólo mantenían en servicio ocho aviones modelo RF-4E, que constituye una versión actualizada y modernizada del RF-4.

Ünal volvió a insistir en que los RF-4E sólo se empleaban desde hace años para vuelos de entrenamiento y exploración, y comentó en referencia a los dos accidentes más recientes que en el caso de Malatya pudo deberse a un fallo en la comunicación y coordinación de los pilotos, mientras que sobre el siniestro de Konya se piensa que los dos tripulantes “no tuvieron tiempo” de accionar su asiento eyectable.

El general también recordó que mientras que las fuerzas aéreas turcas han sufrido 60 accidentes aéreos desde 1974, en comparación el ejército estadounidense ha tenido 353 accidentes con cazas F-4 sólo desde 1990. El avión que la artillería antiaérea siria derribó el 22 de junio de 2012 sobre aguas del Mediterráneo cuando realizaba una misión de entrenamiento, matando a sus dos pilotos, era también un RF-4E.

Ünal remarcó que, aunque retirados antes de lo previsto, en cualquier caso estaba previsto que los RF-4E fueran suspendidos del servicio a finales de 2015. No obstante el ejército turco prevé que otra versión modernizada del McDonnell Douglas F-4 Phantom II, el F-4E Terminator (de los que Turquía dispone de aproximadamente medio centenar), continúe en servicio hasta 2020.