El ejército turco agradece la ayuda de los habitantes locales tras el ataque del PKK

Varios habitantes de la zona ayudaron en los primeros auxilios y la evacuación de los cuatro soldados que resultaron heridos el sábado en la provincia fronteriza de Ağrı.

En un comunicado dado a conocer el lunes a través de su página web oficial, las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) quisieron dar las gracias a los habitantes locales de la aldea de Yukarıtütek, en la provincia fronteriza de Ağrı (este de Turquía), que el sábado ayudaron en la evacuación de varios soldados heridos tras un ataque perpetrado por militantes del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en la zona.

“Nuestros ciudadanos, que fueron a la zona durante la evacuación aérea de nuestros cuatro efectivos que fueron heridos durante los combates con los terroristas de la organización separatista (PKK) en la aldea de Yukarıtek del distrito de Diyadin en Ağrı el 11 de abril de 2015, merecen admiración, han mostrado cuán grande es el compromiso y el amor que nuestros ciudadanos tienen hacia los soldados turcos, y ha servido también de buen ejemplo de la unidad y solidaridad de nuestra nación”, decía el comunicado hecho público el lunes.

Un total de cinco militantes armados del PKK murieron durante los enfrentamientos armados del sábado, que se prolongaron durante varias horas después de que efectivos de las fuerzas de seguridad turcas acudieran a una aldea donde los terroristas habían organizado un evento para presionar a los habitantes locales a votar por sus candidatos en las elecciones de junio, según la versión difundida por el ejército; éste indicó además que los terroristas abrieron fuego al ver a los militares, un extremo que negó posteriormente el PKK, afirmando que fueron los soldados quienes iniciaron las hostilidades.

El propio co-presidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtaş, compartió en Twitter varias fotos tras el incidente en las que aparecían habitantes de la aldea ayudando a los militares heridos; Demirtaş, para cuyo partido, según aseguró el gobierno, estaba pidiendo el voto el PKK, reaccionó por su parte acusando a las autoridades de preparar una “operación de falsa bandera” y de abandonar a los militares heridos a su suerte: unos comentarios que fueron muy criticados por el primer ministro del país, Ahmet Davutoğlu.