El Daesh planeaba atentados suicidas en 19 ciudades de Turquía

La investigación policial tras el doble ataque suicida en Ankara de octubre, y una redada contra una célula terrorista del Daesh en Gaziantep en noviembre, sirvió para frustrar otros 26 atentados.

La investigación policial sobre el doble atentado suicida que sacudió el pasado 10 de octubre la capital turca ha revelado que Yunus Durmaz, líder de una célula terrorista del Daesh y considerado como el principal organizador del ataque en Ankara, tenía planes para perpetrar atentados en 26 lugares distintos de Turquía.

La información fue obtenida a través del ordenador portátil de Durmaz, quien fue detenido a finales del pasado mes de noviembre durante una redada perpetrada contra la célula que éste dirigía desde la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía, en el transcurso de la cual se incautaron seis rifles Kalashnikov, 22 granadas, una pistola con silenciador, 1.600 balas y numerosos detonadores, además de abundante documentación contenida en el ordenador de Durmaz.

Conocido bajo el alias de “Ebu Ali”, Durmaz había guardado en archivos en su portátil numerosas notas y descripciones de planes para perpetrar atentados suicidas hasta en 26 localizaciones de 19 ciudades por toda Turquía, incluyendo Estambul, İzmir (Esmirna) y Antalya, según han informado medios turcos citando fuentes de la investigación.

La redada que condujo a la detención de Durmaz y frustró los planes para perpetrar los ataques fue practicada precisamente pocas horas antes del inicio de la cumbre del G-20 en Antalya. Durante la operación, cinco policías resultaron heridos cuando uno de los terroristas se inmoló en el momento en que iban a entrar en su apartamento. Según la fiscalía, fue gracias a la información inicial obtenida en la operación que se consiguió evitar un atentado que el Daesh planeaba perpetrar en la cumbre, que reunió a los principales líderes del planeta.

Por otro lado la Oficina del Fiscal de la República en Ankara informó que existen importantes evidencias que muestran vínculos entre tres atentados que sufrió Turquía en 2015: el que provocó cuatro muertos el 5 de junio de 2015 durante un mitin del partido nacionalista kurdo HDP en Diyarbakır, el que mató el 20 de julio a 33 jóvenes simpatizantes kurdos en Suruç (Şanlıurfa), y el que acabó con la vida de 103 manifestantes el 10 de octubre en Ankara.

De acuerdo a los datos proporcionados en relación con la investigación sobre los atentados de Ankara, un miembro del Daesh identificado como Halil İbrahim Durgun habría colaborado en los tres casos a los autores de los tres atentados, ayudándoles a cruzar la frontera turco-siria y a preparar los ataques. Aunque tras el doble atentado suicida de Ankara las autoridades turcas comenzaron a seguir el rastro de Durgun, éste moriría al inmolarse durante la redada practicada en noviembre contra la célula del Daesh en Gaziantep.