EE.UU. y Reino Unido cierran sus embajadas en Yemen por temor a Al-Qaeda

Las embajadas de Estados Unidos y Reino Unido en Yemen anunciaron el domingo el cierre de sus puertas ante el temor de atentados de la organización terrorista Al-Qaeda.

Las embajadas de Estados Unidos y Reino Unido en Yemen anunciaron el domingo el cierre de sus puertas ante el temor de atentados de la organización terrorista Al-Qaeda, que reivindicó el atentado frustado en Navidad contra un avión y prometió una respuesta a las operaciones contra islamistas en la península arábiga.
Por su parte España, que también posee una embajada en la capital yemení, no cerrará la sede diplomática pero ha decidido restringir el acceso por seguridad. «España mantiene abierta y operativa su embajada en Yemen, pero restringe los accesos por seguridad», afirmaron fuentes del ministerio de exteriores español.
 
La rama en la Península Arábiga de Al-Qaeda reivindicó el atentado fallido que tuvo lugar en Navidad en un vuelo de pasajeros entre Holanda y la ciudad estadounidense de Detroit, y prometió «dar muerte a todos los cruzados» en referencia a las operaciones militares contra la red terrorista llevadas a cabo en la región.
Mientras el gobierno de Yemen, acusado mucho tiempo de no hacer lo suficiente contra la creciente presencia de elementos de Al-Qaeda en su territorio, ha decidido poner en marcha una ofensiva militar con apoyo de EE.UU. y ha enviado refuerzos militares al este del país, después de los bombardeos aéreos que tuvieron lugar el 17 y 24 de diciembre en los que murieron más de medio centenar de supuestos militantes de la organización.
 
Londres y Washington prevén financiar también una unidad especial de policía antiterrorista en Yemen y suministrar más apoyo a los guardacostas yemeníes, según anunció también el primer ministro británico Gordon Brown. Sin embargo muchos analistas temen que todo esto suponga convertir a Yemen en un nuevo Afganistán, y una continuidad de la política de «guerra contra el terrorismo» iniciada por Bush.
Además un asesor antiterrorista del presidente norteamericano Barack Obama afirmó este domingo que el imán Anwar al-Aulaqi, un predicador musulmán nacido en Estados Unidos que ahora vive en Yemen acusado de fomentar el terrorismo, podría estar vinculado con el tiroteo en la base militar de Fort Hood el pasado mes de noviembre y también con el atentado frustrado en Navidad.