Dos muertos en la explosión de un oleoducto atribuida al PKK

Un oleoducto que conecta el norte de Irak con el puerto turco de Ceyhan sufrió el martes una explosión causada por un artefacto colocado por terroristas del PKK.

Un oleoducto que conecta el norte de Irak con el puerto turco de Ceyhan sufrió el martes una explosión causada por un artefacto colocado por terroristas del PKK, causando la muerte a dos personas que viajaban en un vehículo en el momento de la deflagración.

El suceso se produjo el martes en la provincia fronteriza de Şırnak, en el extremo sureste de Turquía; el oleoducto Kirkuk-Ceyhan, de 970 kilómetros de longitud, transporta crudo desde el norte kurdo de Irak hasta el puerto turco de Ceyhan, situado en el Mediterráneo. La explosión, que las autoridades locales atribuyen a un sabotaje del PKK, causó un incendio y la interrupción del flujo de petróleo a través del oleoducto.

Las víctimas se encontraban en el interior de uno de los dos vehículos que se incendiaron al ser alcanzados por la explosión. Una tercera persona resultó herida. No pudo precisarse si los fallecidos eran civiles o miembros de la guardia rural, el cuerpo estatal encargado de vigilar las zonas rurales del sureste de Turquía, formado principalmente por kurdos.

Como suele ser habitual el PKK no reivindicó el atentado; no obstante esta no es la primera vez que el PKK lleva a cabo atentados de este tipo contra instalaciones petrolíferas en el sureste de Turquía. Precisamente ayer miércoles se localizaba otro explosivo en el mismo oleoducto cerca de donde había tenido lugar la explosión del martes, aunque en este caso el artefacto pudo ser desactivado antes de que detonase.