El PKK anuncia que prolonga el alto al fuego

Un portavoz de la organización terrorista PKK anunció el jueves que el grupo armado extenderá el alto al fuego unilateral que proclamó el pasado mes de agosto.

Un portavoz de la organización terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) anunció el jueves que el grupo armado extenderá el alto al fuego unilateral que proclamó el pasado mes de agosto al menos otro mes más, según indicaron agencias de prensa.

Murat Karayılan, considerado el jefe militar actual del PKK, anunció la extensión del alto el fuego después de que éste expirara el pasado 20 de septiembre, y pidió al gobierno turco la puesta en marcha de negociaciones que incluyeran más derechos y autonomía para la minoría kurda de Turquía.

En declaraciones hechas a la prensa el jueves desde una base de la organización armada en los Montes Qandil del Norte de Irak (donde el PKK tiene sus bases desde las que hace incursiones en territorio turco), Karayılan aseguró que el PKK estaba dispuesto a poner fin a los ataques armados si Ankara aceptaba sus condiciones, algo que no está claro que vaya a suceder, ya que el gobierno turco ha considerado anteriores declaraciones de alto al fuego del grupo terrorista kurdo como una simple excusa para rearmarse, y recientemente el propio presidente de la República afirmaba que Turquía jamás negociaría con terroristas.

No obstante los medios de comunicación turcos han estado especulando en las últimas semanas con la posibilidad de que se estén produciendo contactos secretos a cierto nivel entre representantes del gobierno y miembros o grupos afines al PKK, con el objetivo de lograr un alto al fuego definitivo que culmine en una entrega definitiva de las armas y una salida dialogada al conflicto, que se ha cobrado más de 40.000 vidas desde que el PKK tomara las armas en 1984.

Ahmet Türk pide al PKK que cese la violencia

Precisamente el miércoles uno de los políticos kurdos más destacados de la escena política de Turquía, Ahmet Türk, pedía al PKK un cese indefinido y total de las hostilidades para posibilitar una salida pacífica a un conflicto que ha desangrado por igual a turcos y kurdos.

«Para evitar provocaciones, la organización (PKK) debería abandonar sus armas para preparar el terreno para un proceso de paz», dijo Türk, ex presidente del partido nacionalista kurdo DTP, que fue ilegalizado el año pasado por el Tribunal Constitucional de Turquía por vínculos con el PKK y sustituído en el parlamento por el BDP.

En declaraciones hechas el míercoles a la prensa desde la provincia suroriental de Mardin, Türk aseguró que creía en que la paz entre kurdos y turcos era posible, pero agregó al mismo tiempo que había muchos grupos interesados en frenar ese proceso en ambas partes y que debían evitarse todo tipo de provocaciones. «Siempre que la paz vuelve a la agenda política, alguna gente intenta bloquearla», dijo Türk, que pidió a los países vecinos que apoyen un hipotético proceso de diálogo para poner fin a la violencia en el sureste del país.

Türk, que actualmente es co-presidente del Congreso de la Sociedad Democrática (DTK), ya se mostró en su etapa final como presidente del DTP a favor de una salida dialogada al conflicto y llegó a criticar abiertamente las acciones terroristas del PKK asegurando que a quien más perjudicaban era precisamente a los kurdos, algo que le valió más de un enfrentamiento con sus propios correligionarios.