Un grupo terrorista vinculado al PKK reivindica el atentado de Estambul

Un grupo terrorista vinculado al PKK ha reivindicado la responsabilidad del atentado suicida con bomba que tuvo lugar el pasado domingo en la céntrica Plaza Taksim de Estambul.

Un grupo terrorista vinculado al PKK ha reivindicado la responsabilidad del atentado suicida con bomba que tuvo lugar el pasado domingo en la céntrica Plaza Taksim de Estambul y que hirió a 32 personas, según un comunicado hecho público el jueves por la agencia de noticias pro-kurda Fırat.

Los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), considerados como una ramificación radical del PKK, reivindicaron el jueves a través de la agencia kurda Fırat la responsabilidad del atentado suicida del pasado domingo en Taksim, a pesar de que en otro comunicado publicado por el PKK éste condenara el ataque y a sus autores, pidiendo el fin de este tipo de atentados. «Cualquiera que sea su objetivo, este acto es un intento de anular los esfuerzos para la paz de nuestros líderes. Lamentamos profundamente las consencuencias del atentado y el daño sufrido por los civiles», decía la nota emitida por el PKK, al tiempo que hacía una especie de amenaza al TAK advirtiéndole que tendría que rendir cuentas de no detener sus actos.

Según el comunicado hecho público por el TAK en su página web, el terrorista suicida identificado por las autoridades turcas como Vedat Acar -apodado Derweş- actuó por iniciativa propia; TAK añade que Acar era un importante miembro de su organización, a la que se sumó en 2005, y subraya que no ha declarado ningún alto al fuego ni se atiene al armisticio declarado unilateralmente por el PKK.

«Mientras las acciones contra el pueblo kurdo y sus valores continúen, TAK continuará con sus acciones», declara el grupo terrorista kurdo, que tiene ramificaciones en varias ciudades y es responsable de varios atentados mortales con bomba en los últimos años, incluyendo el ataque contra el Bazar Anafartalar de Ankara en 2007, o más reciente el atentado con bomba que se produjo a finales de junio contra un autobús que transportaba a familias de militares, en el que murieron 4 personas, incluyendo una joven de 17 años hija de uno de los oficiales.

La prensa turca había publicado esta semana fotos en las que podía verse a Acar, de 24 años de edad y originario de la provincia oriental de Van, entrenando en un campo de entrenamiento del PKK en la región de Hakurk, en las montañas del norte de Irak fronterizas con Turquía. Se sabe de hecho que el TAK ha reclutado a antiguos miembros del PKK o a jóvenes kurdos emigrados a las grandes ciudades de Turquía, como Estambul.

Las autoridades turcas siempre han considerado al TAK como una ramificación radical del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) que éste utiliza para llevar a cabo sus atentados más sangrientos y los que más rechazo social pueden despertar entre la ciudadanía. Sin embargo la propia página web del TAK señala que en un principio el grupo terrorista estaba vinculado al PKK, pero que posteriormente se desvinculó de ellos por considerar que los métodos de lucha del PKK eran demasiado débiles.

Curiosamente el TAK sigue considerando a Abdullah Öcalan, líder histórico del PKK (actualmente cumpliendo cadena perpétua en la isla-prisión de İmralı), como su propio líder. De ahí que muchos analistas crean que -como llevan tiempo indicando los servicios de inteligencia- en realidad estemos ante una lucha interna por el control en el seno del PKK, en el que los grupos más violentos intentan cuestionar el liderazgo de los actuales dirigentes con acciones violentas unilaterales y decididas al margen de la cúpula del PKK.