Davutoğlu se reunió en 2013 con Fethullah Gülen

El primer ministro turco, por entonces ministro de exteriores, afirma que propuso al líder del movimiento religioso “Hizmet” regresar a Turquía pero que éste se negó alegando que “no era el momento”.

El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu ha revelado los detalles de una reunión que mantuvo en el año 2013, siendo ministro de asuntos exteriores del país, con el líder del movimiento religioso “Hizmet” (“Servicio”), Fethullah Gülen.

El encuentro habría tenido lugar en el enorme rancho que Gülen posee en el Estado norteamericano de Pensilvania en septiembre de 2013, dos meses antes de que el gobierno decidiera cerrar las escuelas privadas conocidas como “dershane” que constituían una importante fuente de financiación y captación de miembros del grupo religioso, que en Turquía se conoce popularmente como la “Cemaat” (“Comunidad”).

Un mes más tarde, en diciembre, varios ministros y altos cargos se verían salpicados por importantes acusaciones de corrupción que el gobierno posteriormente afirmó que fueron orquestadas por miembros del “Hizmet” infiltrados en la policía y la judicatura, en lo que calificó como un “golpe judicial” llevado a cabo por un “Estado paralelo” creador por Gülen en el seno del Estado turco.

La reunión de Davutoğlu se hizo con el conocimiento del entonces presidente turco Abdullah Gül y del primer ministro –actual presidente- del país, Recep Tayyip Erdoğan. El propio Erdoğan había invitado ese mismo año a Gülen a regresar a Turquía de su auto-exilio en Estados Unidos.

“Teníamos informes de los servicios de inteligencia, y podíamos ver lo que (el movimiento dirigido por Gülen) intentaba hacer. Conocíamos los planes que estaban preparando en el extranjero, pero quisimos hacer un último intento y un último llamamiento. Queríamos que regresara a Turquía de forma legítima”, afirmó Davutoğlu en declaraciones recogidas por la prensa turca.

“Fue una oferta bien intencionada para ver si podíamos integrarlos (a los miembros de Hizmet) en el ámbito de la sociedad civil (turca). Éramos conscientes de que el movimiento se estaba organizando en el extranjero bajo la influencia de los servicios de inteligencia de otros países”, agregó Davutoğlu, explicando que Gülen rechazó la propuesta diciendo que “ahora no es el momento adecuado”.

“Ahora entiendo que al decir que no era el momento, estaba esperando para el intento de golpe de Estado en diciembre (de 2013). Él iba a regresar (a Turquía), pero como Jomeini regresó a Irán”, afirmó Davutoğlu, que ha revelado este encuentro después de que los detalles del mismo aparecieran en varios medios de comunicación turcos afines al movimiento dirigido por Gülen. “Ellos están interesados en grabarlo todo. Deberían mostrar sus grabaciones, yo jamás he mentido en toda mi vida”, añadió el primer ministro.

Estas declaraciones se producen después de que esta misma semana se celebrara una reunión de siete horas de duración del Consejo de Seguridad Nacional (MGK), en el que el movimiento Hizmet –considerado como una “amenaza para el Estado” y calificado como una “organización terrorista” por la fiscalía turca- fue uno de los principales temas a abordar. Hace sólo unos días dos jueces fueron suspendidos acusados de exceder sus competencias al ordenar la puesta en libertad de decenas de sospechosos acusados de conspirar con Gülen, incluyendo Hidayet Karaca, presidente del grupo de comunicación Samanyolu.