Ahmadineyad arremete contra Estados Unidos y la UE en la ONU

El presidente iraní acusó el jueves ante la Asamblea General de Naciones Unidas a los países occidentales de utilizar el pretexto de los atentados del 11-S en Nueva York para las guerras en Irak y Afganistán.

El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad provocó el jueves las iras de Estados Unidos y la Unión Europea al criticar a las potencias occidentales por su apoyo al “estado sionista” de Israel y poner en duda la autoría de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York, lo que hizo que los delegados tanto de EE.UU. como de la UE se levantaran y salieran de la sala.

En su discurso ante la ONU, Ahmadineyad calificó los ataques del 11-S como “un misterio” y aseguró que tanto Washington como sus aliados europeos “tienen al Sionismo como un concepto sagrado y una ideología”.

“Empleando sus medios de comunicación imperialistas, que están bajo la influencia del colonialismo, amenazan a cualquiera que pone en cuestión el Holocausto o los sucesos del 11 de septiembre con sanciones o ataques militares”, dijo Ahmadineyad, conocido por sus polémicos discursos ante Naciones Unidas, donde en más de una ocasión ha negado la existencia del Holocausto nazi, al que considera otro pretexto para la creación del estado israelí.

El presidente iraní también criticó a Estados Unidos por haber dado muerte a Osama Bin Laden en lugar de llevarlo ante la justicia. “La hipocresía y el engaño se permiten para garantizar sus intereses y objetivos imperialistas”, dijo Ahmadineyad en referencia a EE.UU., cuyos delegados abandonaron la sala cuando el líder iraní hacía referencia a la crisis económica mundial y los conflictos bélicos, haciendo responsable a Washington.

La polémica en torno a las palabras de Ahmadineyad parece ser la anécdota a pocas horas de que el presidente palestino Mahmud Abbas presente el viernes ante la ONU su petición formal para el reconocimiento del Estado palestino, una propuesta que cuenta con el veto de Israel pero sobre todo de Estados Unidos, que además es miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y cuenta por tanto con derecho a veto.

Por ahora dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Rusia y China) y tres no permanentes (Brasil, Líbano y Sudáfrica) ya han mostrado su apoyo a la iniciativa palestina, que podría verse truncada por el veto estadounidense, lo que ya ha provocado manifestaciones y muestras de ira entre los palestinos.