5 millones de votantes convocados para el referéndum de independencia del Kurdistán iraquí

La consulta que se celebra este lunes tendrá lugar en los territorios bajo control del Gobierno Autónomo Kurdo de Irak (KRG), pero también en otros territorios oficialmente bajo soberanía de Bagdad pero controlados por Arbil.

El referéndum sobre la independencia de la región autónoma kurda del norte de Irak organizada para este lunes se celebra en los territorios oficialmente bajo control del Gobierno Regional Kurdo (KRG, por sus siglas en inglés) de Arbil, así como en varios territorios nominalmente bajo soberanía de Bagdad pero controlados total o parcialmente por el KRG, especialmente desde la irrupción en 2014 del autoproclamado Estado Islámico en la región.

La provincia norteña de Kirkuk, rica en petróleo, es uno de esos territorios oficialmente parte de Irak pero controlados desde 2014 por las fuerzas peshmerga del KRG donde tendrá lugar la votación de este lunes, que se celebrará también en el distrito de Tuz Khurmatu en la provincia iraquí de Saladin, y en el distrito de Khanaqin de la provincia de Diyala.

Los residentes de los distritos de Sinjar, Makhmur, Tel Keyf, Hamdaniya y Seyhan de la provincia de Nínive –con capital en Mosul- también votarán en el referéndum. En la mayoría de estas zonas bajo disputa existen importantes minorías árabes y turcomanas que han mostrado su rechazo a la consulta y que han denunciado fuertes presiones de cara a la consulta. Turquía advirtió el lunes que no descarta una intervención militar si la población turcomana, con la que mantiene fuertes lazos históricos y culturales, se ve amenazada.

Según los datos publicados por la comisión electoral suprema del KRG, se prevé que unos 5 millones de votantes participen en el proceso electoral de este lunes; 1,2 millones votarán en Arbil, 1,3 millones en Suleimaniya, 800.000 en Dohuk, 750.000 en Kirkuk, otras 750.000 en Nínive y unos 400.000 en el resto de las zonas.

Hace pocos días el parlamento iraquí aprobó una moción boicoteada por los representantes kurdos rechazando el referéndum y pidiendo al gobierno de Bagdad que tome las medidas necesarias para impedirlo.

Además de Irak, que ha amenazado con intervenir militarmente si la consulta desemboca actos de violencia en la región, Turquía, Irán, Estados Unidos y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas son algunos de los países y organismos que se han pronunciado abierta y firmemente en contra del referéndum de independencia en el KRG, subrayando que pone en peligro los duros esfuerzos para acabar con el Daesh y amenaza con desestabilizar aún más la región.

Barzani: El diálogo con Irak sólo puede tratar sobre ser “buenos vecinos”

Pese a todas estas circunstancias adversas, el presidente del KRG, Masud Barzani, volvió a reafirmarse el domingo en su posición de no ceder a las presiones ni dar marcha atrás y continuar adelante con la votación, asegurando que cualquier diálogo con Bagdad puede tratar sólo sobre “cómo ser buenos vecinos”, y ya no sobre “cómo revivir una asociación fallida”, en referencia a idea de un Irak federal con el KRG integrado en él.

Durante una conferencia de prensa celebrada desde la ciudad de Suleimaniya, Barzani acusó a la comunidad internacional de “amenazar” a Arbil en lugar de cuestionarse los motivos que han llevado a la decisión de convocar un referéndum. “La conclusión de los últimos 100 años es la negación de la existencia del pueblo kurdo”, dijo.

“¿Por qué es un crimen intentar conocer democráticamente qué piensa el pueblo kurdo?”, se preguntó Barzani, quien también acusó al gobierno central de Irak de ser sectario y autocrático y “no federal y democrático”, lo cual “es contrario a lo que se había decidido (tras la caída del régimen de Saddam Hussein)”.

El presidente del KRG recordó que los kurdos contribuyeron enormemente en la redacción de la constitución iraquí de 2005, pero sin embargo “la constitución fue violada, los salarios de los peshmerga no fueron enviados, así que la asociación (con Bagdad) terminó. Luego el presupuesto destinado para los funcionarios civiles fue suprimido. ¿Cómo podíamos sobrevivir así?”, insistió.

Preguntado por la respuesta del gobierno kurdo de Arbil en el probable caso de que los países de la región decidan cerrar sus fronteras al KRG, Barzani se mostró esperanzado en que eso no ocurra: “Eso no beneficiaría a nadie”, añadió.