Ankara, centro comercial

2.400 millones de personas visitan los centros comerciales de Turquía

En Turquía hay unos 440 centros comerciales que reciben cada año 2.400 millones de visitas, muchos de ellos turistas, y generan un volumen de ventas de 25.000 millones de euros anuales.

El número de personas que han visitado los más de 400 centros comerciales que existen en Turquía alcanzará este año los 2.400 millones de visitantes, 100 millones más que en 2018, según destacó a la prensa un representante del sector.

Según explicó Hüseyin Altaş, presidente de la Asociación de Centros Comerciales (AYD), se espera que las ventas combinadas de todas las grandes superficies que existen en Turquía se incrementen en 2019 hasta los 160.000 millones de liras –unos 25.000 millones de euros- frente a los 130.000 millones de liras que se registraron el año pasado.

Y eso a pesar de que el número de visitas se redujo durante el primer trimestre del año en comparación con 2018 debido a la crisis, si bien Altaş prevé que tanto las visitas como las ventas se recuperen durante este verano y en el otoño, tras iniciarse el período escolar y de cara a las compras de Año Nuevo.

El presidente de AYD subrayó además la importancia del turismo que recibe Turquía para el boom de los centros comerciales en el país. “Los turistas extranjeros visitan los centros comerciales durante su estancia en los destinos de vacaciones del país… Tenemos clientes de China, Arabia Saudí, Qatar, Irán y Kuwait. La mayoría de los visitantes (extranjeros) de centros comerciales proceden de países de Oriente Medio”, declaró.

El número de centros comerciales en Turquía se incrementará en 2019 hasta los 440

Actualmente hay 432 centros comerciales en activo en 65 de las 81 provincias de Turquía, con una superficie total en alquiler de 13 millones de metros cuadrados. A ellos hay que sumar entre 8 y 10 nuevas grandes superficies que está previsto inaugurar este año, y que incrementarán esa superficie en otros 500.000 metros cuadrados.

Según Altaş, el 12% de toda la inversión extranjera directa  en Turquía de los últimos años ha ido a parar a los centros comerciales, que actualmente están en medio de un proceso de transformación. “Estas instalaciones no cumplen la función únicamente de lugares para realizar compras; se han convertido en espacios donde la gente come, bebe y disfruta de la cultura, el cine y el entretenimiento”.