Una amenaza de bomba obliga a desviar a Canadá un avión de Turkish Airlines

El avión, que había partido el sábado por la noche desde Nueva York y se dirigía a Estambul, tuvo que aterrizar de emergencia en la ciudad canadiense de Halifax tras recibir un aviso de que había una bomba a bordo.

La Policía Montada del Canadá confirmó el domingo que había abierto una investigación después de que una amenaza de bomba obligara a un avión de la compañía aérea Turkish Airlines que cubría la ruta entre Nueva York y Estambul a desviarse de su ruta y aterrizar de emergencia en la ciudad portuaria de Halifax, en la costa este canadiense.

La policía de Nueva Escocia anunciaba a través de su cuenta oficial en la red social Twitter que efectivos de seguridad habían completado el registro del vuelo TK2 en torno a las 4:25 de la madrugada (9:25 CET), y que no se había localizado ningún explosivo en el aparato. Unas tres horas antes el Aeropuerto Internacional de Halifax-Stanfield informaba por el mismo medio que el avión había aterrizado a salvo y que los 256 pasajeros y la tripulación se encontraban a salvo.

“El avión de Turkish Airlines tiene previsto continuar hacia Estambul a lo largo de esta mañana. La investigación sobre la amenaza continúa”, indicaba la policía canadiense tras completar el registro de la aeronave, un Airbus A330 que había despegado del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York a las 21:03 hora local (3:03 CET), de acuerdo a la información proporcionada por Turkish Airlines. La amenaza, según informaron fuentes de seguridad, fue recibida en torno a las 22:50, menos de dos horas después de que el vuelo despegara.

Este incidente se produce apenas una semana después de que una cadena de atentados atribuidos al grupo terrorista Daesh sacudiera el centro de París dejando más de 130 muertos y cientos de heridos. El pasado martes otros dos vuelos de la aerolínea Air France que se dirigían a París desde Washington D.C. y Los Angeles tuvieron que realizar también sendos aterrizajes de emergencia tras recibir amenazas de bomba anónimas, que resultaron ser falsas.