Un tornado siembra el pánico en la provincia turca de Mersin