Un soldado estadounidense asesina a 17 civiles en Afganistán

El militar entró en plena madrugada en varias viviendas cercanas a su base matando indiscriminadamente a todos sus ocupantes.

Un soldado estadounidense causó el domingo una masacre en el sur de Afganistán al entrar en varias casas durante la noche en un población cercana a su base militar, en la provincia meridional de Kandahar, matando a sangre fría al menos a 17 personas, incluyendo niños, y causando varios heridos, según el último recuento de las autoridades afganas.

El Ministerio de Fronteras y Asuntos Tribales informó que el militar norteamericano entró en al menos tres viviendas en plena noche matando a 11 personas de una misma familia en la primera, sin que por ahora se conozcan las causas que le llevaron a cometer semejante acción.

El soldado ha sido detenido y está siendo investigado, mientras que en un comunicado emitido por el segundo comandante de las ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, en inglés) éste se apresuró a intentar ofrecer disculpas mostrando su consternación por lo ocurrido. «No puedo explicar los motivos que hay detrás de estas acciones tan crueles, pero de ninguna manera forman parte de las actividades autorizadas por la ISAF», explicó el teniente general Adrian Bradshaw.

Esta matanza ahondará sin duda aún más el creciente sentimiento de rechazo por parte de la mayoría de los afganos hacia la presencia de tropas extranjeras en su país, y que ya se agravó especialmente después de que hace unas semanas varios ejemplares del Corán y otros textos sagrados musulmanes aparecieran quemados en un contenedor de basuras de una importante base militar estadounidense cercana a Kabul, desatando una ola de protestas y ataques contra las tropas de la ISAF, compuestas principalmente por fuerzas de la OTAN y sobre todo de Estados Unidos.