Un millón de euros para quienes delaten a terroristas en Turquía

Un nuevo sistema de recompensas que entró en vigor el lunes ofrecerá incentivos de entre 200.000 y 4 millones de liras turcas a turcos o extranjeros que denuncien a miembros de grupos terroristas.

El gobierno turco introducirá un sistema de incentivos como parte de su lucha contra el terrorismo que incluirá recompensas para quienes denuncien a miembros de organizaciones terroristas con cantidades que podrán alcanzar hasta los 4 millones de liras turcas –1,2 millones de euros, al cambio actual- en el caso de que la información conduzca a la captura de altos cargos del grupo.

El sistema, nunca usado hasta ahora y que recuerda al que se utiliza desde hace tiempo en países como Estados Unidos especialmente para la captura de miembros de Al-Qaeda, fue publicada el lunes en el Boletín Oficial del Estado y servirá tanto para ciudadanos turcos como para extranjeros que ayuden a capturar o proporcionen información sobre la identidad o la localización de responsables de actos terroristas, siempre que no hayan participado en los mismos.

La normativa no está dirigida específicamente a ninguna organización terrorista en concreto, si bien forma parte de los esfuerzos del Estado para combatir a grupos como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), el Partido-Frente Revolucionario para la Liberación del Pueblo (DHKP-C), o el Estado Islámico, todos ellos especialmente activos en los últimos meses en el país.

La recompensa irá en función de la importancia del terrorista capturado; así, por un miembro de bajo nivel el informador recibiría unas 200.000 liras –aproximadamente 61.000 euros- mientras que por un miembro de la cúpula del grupo terrorista en cuestión, o por información sobre un acto terrorista de alcance nacional, la cantidad alcanzaría los 4 millones de liras (1,2 millones de euros).

Estas recompensas serán decididas por una comisión especial dirigida por un funcionario del Ministerio del Interior, y que incluirá a tres miembros del Departamento Nacional de Policía y otros tres de las Fuerzas de la Gendarmería Turca, seleccionados entre oficiales de alto rango con amplia experiencia en la lucha contra el terrorismo.

Los informantes, que no podrán ser miembros en activo o retirados de las fuerzas de seguridad o de los servicios de inteligencia de Turquía, ni tampoco funcionarios que hayan estado implicados en la lucha contra el terrorismo, deberán solicitar su recompensa –o varias recompensas, si denuncian a varias personas- y sus identidades se mantendrán en secreto para garantizar su confidencialidad y seguridad.