Turquía recordó a los profesores muertos en el terremoto de Van

Con motivo del Día del Maestro celebrado el jueves en Turquía, autoridades y compañeros rindieron homenaje a los 75 profesores fallecidos en el terrible seísmo del pasado mes de octubre.

La celebración el jueves en toda Turquía del Día del Maestro estuvo marcada por el triste recuerdo de los 75 profesores fallecidos durante el reciente terremoto que sacudió a finales de octubre la provincia suroriental de Van.

Con este motivo, la Asociación de Profesores de Van organizó una mawlid (una conmemoración religiosa tradicional para los musulmanes) en la que se leyeron poemas escritos por el príncipe otomano Süleyman Çelebi en el siglo XV en memoria de sus compañeros fallecidos el pasado mes de octubre.

«Todos tenemos compañeros que murieron en el terremoto. Por esa razón celebramos este año el Día del Maestro con una profunda tristeza», dijo hablando a los presentes Adnan Şen, presidente de la asociación, quien añadió que la ceremonia no sólo se había organizado para recordar a los profesores fallecidos sino también para tratar de elevar la moral de los maestros en Van.

El Día del Maestro es ampliamente celebrado en Turquía, donde tradicionalmente existe una especial veneración a esta profesión. El presidente del parlamento turco, Cemil Çiçek, recibió el jueves en Ankara a representantes de profesores de toda Turquía y ofreció un discurso en el que homenajeó a los maestros muertos en el seísmo de Van. También el primer ministro Recep Tayyip Erdoğan tuvo un recuerdo para los docentes fallecidos en el terremoto y sus familias. En los colegios muchos alumnos recordaron también a sus maestros muertos depositando flores en las aulas o en los lugares donde perdieron la vida.

Van sufrió el pasado 23 de octubre un violento seísmo de 7,2 grados que devastó las principales ciudades de la provincia dejando cientos de edificios destruidos, miles de personas sin hogar y cerca de 650 muertos; prácticamente uno de cada diez fallecidos en el terremoto de Van fueron profesores, muchos de los cuales murieron tratando de poner a salvo a sus alumnos cuando se produjo el temblor.