Davutoğlu: \’\’Turquía no va a seguir tolerando el derramamiento de sangre en Siria\’\’

El ministro de exteriores turco advirtió que si Siria no acepta el ultimátum de la Liga Árabe, Turquía está dispuesta a adoptar todas las medidas necesarias para detener el sufrimiento del pueblo sirio.

El ministro de exteriores turco, Ahmet Davutoğlu, se mostró el viernes rotundo respecto a la situación en Siria y advirtió al régimen de Damasco que Turquía estaba dispuesta a emprender acciones conjuntas con otros países para detener el derramamiento de sangre en ese país árabe.

A pocas horas de expirar el ultimátum dado por la Liga Árabe al presidente Bashar al-Assad para que detenga la violencia y acepte observadores de la organización panárabe, Davutoğlu explicó el viernes durante una conferencia de prensa que ofreció en Estambul junto con su homólogo jordana Nasser Judeh que esperaba una respuesta positiva de Damasco respecto a la propuesta de la Liga Árabe, que hace dos semanas decidió expulsar a Siria como miembro ante el incumplimiento de un plan acordado para detener la violencia en el país e iniciar un diálogo con la oposición.

«Si no lo hace, hay pasos que podemos dar en colaboración con la Liga Árabe», dijo el canciller turco lanzando una clara advertencia al gobierno sirio. «Quiero decir claramente que no vamos a seguir tolerando el derramamiento de sangre en Siria», explicó Davutoğlu, quien dijo estar dispuesto a asistir a la reunión extraordinaria de ministros de exteriores de la Liga Árabe que podría tener lugar el domingo si el régimen de Damasco no acata el ultimátum de la organización. El ministro de exteriores turco indicó que además de mantener conversaciones con la Liga Árabe estaba en contacto con la Unión Europea, la OTAN y los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La organización panárabe fijó el viernes un ultimátum final para que el régimen sirio acepte la presencia de sus observadores como primer paso para detener la violenta represión de las manifestaciones contra el gobierno en Siria, o de lo contrario el país afrontará importantes sanciones políticas y económicas que incluyen la suspensión de los vuelos y de las relaciones comerciales y bancarias.

A juicio de Davutoğlu, el ultimátum de la Liga Árabe representa la última oportunidad que tiene el presidente Assad para evitar la acción de la comunidad internacional. «Es una última oportunidad, una nueva oportunidad para Siria… Creemos que resulta vital poner fin al sufrimiento del pueblo sirio», declaró a los periodistas.