Turquía ofrecerá la ciudadanía a los refugiados sirios

El presidente turco anunció el sábado que el Ministerio del Interior está dando pasos para permitir a los sirios que viven en Turquía huyendo de la guerra en su país adquirir la nacionalidad turca.

Millones de ciudadanos sirios que viven en Turquía tendrán la oportunidad de adquirir la nacionalidad turca, según afirmó el sábado el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan durante un acto público en el sureste de Turquía, donde anunció que ya se estaban tomando pasos en ese sentido.

En declaraciones hechas durante un iftar (cena de ruptura del ayuno del Ramadán) en la provincia de Kilis, fronteriza con Siria, Erdoğan aseguró que a muchos de los cerca de 2,7 millones de sirios que han huido de la guerra civil en su país y actualmente viven en Turquía les gustaría conseguir la ciudadanía turca.

“Nuestro Ministerio del Interior ha tomado pasos sobre esta cuestión… Les daremos la oportunidad de la ciudadanía ayudando a estos hermanos y hermanas” dijo el presidente turco, sin ofrecer más detalles acerca del procedimiento o el plazo en que se pondrá en marcha.

Turquía es también vuestra casa”, insistió Erdoğan dirigiéndose a los sirios precisamente en Kilis, que con una población oriunda de 129.000 personas acoge unos 120.000 refugiados sirios que viven tanto en campos de refugiados como en viviendas alquiladas en la ciudad.

Dando las gracias a Kilis por su hospitalidad hacia los sirios que huyen de la guerra, el mandatario turco dijo que las fronteras emocionales de Turquía superaban sus fronteras oficiales, y volvió a acusar al presidente sirio Bashar al-Assad de ser el máximo responsable de la crisis siria, afirmando que no dudaba en matar a sus propios ciudadanos con armas, bombas y tanques.

Erdoğan también criticó sin citarlos a aquellos países (en una clara referencia a Rusia e Irán) que insisten en apoyar al régimen de Assad, asegurando que Siria sería hoy día un país libre y pacífico si Assad no tuviera apoyos en el extranjero.

“El mundo insiste en su ignorante actitud hacia la crisis en Siria”, dijo el presidente turco, haciendo hincapié en que muchos países –especialmente en Europa– han buscado solucionar el problema de los refugiados cerrándoles sus puertas cuando éstos han acudido a sus fronteras en busca de ayuda.

“Incluso hoy (con cerca de 3 millones de refugiados) Turquía sigue defendiendo los mismos principios que defendía hace seis años. Estamos diciendo las mismas cosas que entonces”, insistió, recordando la política de puertas abiertas hacia los refugiados.

Refiriéndose al autoproclamado Estado Islámico (Daesh, por su nombre en árabe), Erdoğan volvió a decir como ya hiciera esta semana que el Daesh no representa ni a los musulmanes ni al Islam, y se refirió también al PYD y el YPG (considerados por Turquía como el homólogo sirio del grupo terrorista PKK) para decir que ellos tampoco representan a los kurdos; por el contrario –aseguró-  todos estos grupos “son marionetas empleadas para sucios fines en la región por parte de aquellos que sostienen en sus manos sus cuerdas”.