coche eléctrico turco

Turquía desvela al mundo su primer coche eléctrico propio

El nuevo coche, que emplea tecnología 100% desarrollada en Turquía, saldrá a la venta a principios de 2022, tendrá una autonomía de 500 km y podrá recargar su batería en menos de 30 minutos.

Turquía desveló este viernes los prototipos de su primer vehículo de fabricación propia, concebido como un coche eléctrico 100%, en lo que el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan calificó como «un día histórico» para el país.

El coche, desarrollado a lo largo de dos años por el consorcio TOGG que agrupa a cinco grandes empresas turcas, y que emplea únicamente tecnología desarrollada en Turquía, tendrá dos configuraciones de motor, según explicó el presidente turco durante la ceremonia de presentación celebrada en la provincia de Kocaeli: un motor de 200 CV de potencia, y otro de 400 CV.

La versión de 400 CV podrá acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos; tendrá una batería de ion-litio fabricada también en Turquía que le permitirá recorrer nada menos que 500 kilómetros, y que podrá recargarse al 80% en menos de 30 minutos.

Durante la presentación de este viernes, se mostraron dos modelos: uno tipo SUV y otro con configuración de sedan, en color rojo y blanco para representar los colores de la bandera turca. «Hoy, estamos siendo testigos de un día histórico al desvelar juntos un sueño de Turquía de hace 60 años«, dijo Erdoğan refiriéndose al primer coche desarrollado por Turquía en 1961, el Devrim (Revolución), que entonces nunca pasó de ser un prototipo.

El primer coche eléctrico fabricado en Turquía saldrá a la venta en 2022

«No tenemos que comprar a nadie una licencia o un permiso; nosotros mismos hemos llevado a cabo todos los componentes tecnológicos», explicó Erdoğan subrayando el hecho de que este vehículo ha sido desarrollado íntegramente con tecnología turca, al tiempo que elogió el papel de los 100 ingenieros turcos que han trabajado en el proyecto.

El presidente turco, que ya ha encargado la compra por adelantado del nuevo coche, hizo hincapié además en que este vehículo «no contaminará el medioambiente, dado que trabajará con una tecnología de cero emisiones«.

Erdoğan desveló los planes inmediatos y futuros para el primer coche fabricado en Turquía, que pasan por su fabricación en serie en una planta que estará en la localidad de Gemlik, en la provincia de Bursa, el principal centro de fabricación de automóviles del país.

El consorcio TOGG, creado en Turquía en noviembre de 2017 con el único objetivo de fabricar el primer coche eléctrico propio, planea iniciar la producción en masa del nuevo prototipo presentado ahora en 2021, para lanzarlo al mercado durante la primera mitad de 2022. En los próximos años la inversión planeada superará los 22.000 millones de liras (3.300 millones de euros), y está previsto que para 2030 haya cinco modelos en producción.