Turquía busca superar los 48 millones de turistas al año

El país euroasiático lucha ahora por recuperar el terreno perdido a causa de las protestas contra el gobierno, que afectaron en junio especialmente a las reservas hoteleras en Estambul.

Turquía quiere alcanzar alrededor de los 48,5 millones de turistas anuales entre los años 2014 y 2018, y que los viajeros que visiten Turquía incrementen su gasto medio hasta los 932 dólares –unos 715 euros- de acuerdo a los últimos objetivos fijados en los planes de desarrollo económico del gobierno, según informó la agencia de noticias turca Anatolia.

Estas cifras representan un incremento del 4,6% con respecto al número de turistas anuales que visitaron Turquía entre 2007 y 2012, y un 2,3% con respecto al gasto medio por turista durante el mismo período.

Los planes del ejecutivo para el sector turístico establecen una serie de estrategias para alcanzar esos objetivos marcados, como más inversiones en el turismo cultural, invernal y de cruceros, así como en el turismo destinado a la compra de oro.

El número de turistas extranjeros que han visitado Turquía entre los años 2007 y 2012 se incrementó un 8,2% anual de media, proporcionando unos ingresos anuales de casi 23.000 millones de euros por este concepto.

Pese a estas buenas cifras, las recientes protestas contra el gobierno han tenido un importante impacto en la imagen exterior de Turquía como destino turístico y afectado especialmente a ciudades como Estambul; según representantes turcos del sector, las protestas por el Gezi Park han costado unos 54,7 millones de euros en pérdidas, a causa de la cancelación de casi 216.000 reservas de hotel en Estambul desde el inicio de los incidentes a finales de mayo.

Así lo afirma un informe presentado por la Asociación de Hoteles e Inversores Turísticos de Turquía (TUROB), donde no obstante se señala que Estambul –epicentro de las protestas en la Plaza Taksim- se ha llevado la peor parte mientras que el turismo en el resto del país no se ha visto especialmente afectado.

“Puedo decir que los incidentes (por el Gezi Park) se han calmado. El sector turístico puede sufrir con facilidad a causa de cualquier suceso social o económico, pero el sector turístico turco tiene la capacidad de superar tales crisis”, afirmó el presidente de la TUROB, Timur Bayındır.