Standard and Poor's

Standard & Poor’s eleva la perspectiva económica de Turquía de negativa a estable

La agencia crediticia internacional considera que el gobierno turco continuará con las reformas a pesar de la inestabilidad política, y que la economía turca resistirá a los riesgos internos y externos.

La agencia crediticia internacional Standard and Poor’s (S&P) elevó el viernes la perspectiva para la economía turca desde “negativa” a “estable”, manteniendo la nota de calificación para la economía del país euroasiático en “BB”, dentro del grado más alto de la categoría de inversiones de riesgo.

En su informe, la agencia predice que el estado de emergencia declarado tras el intento de golpe de Estado del pasado julio se mantendrá al menos hasta enero de 2017 –tal y como aprobó recientemente el propio parlamento turco- pero considera que las autoridades turcas continuarán implementando importantes reformas económicas para garantizar la estabilidad.

“La política del gobierno está gradualmente centrándose de nuevo en medidas para reducir las vulnerabilidades externas, pese a la existencia de un crecimiento económico débil y una inversión privada moribunda”, señaló S&P en un comunicado, en el que dijo tener en cuenta la situación interna del país a la hora de revisar la nota para Turquía.

“Evaluamos nuestra previsión sobre la actual volatilidad política doméstica –relacionada con el proceso de reforma constitucional, el fin del proceso de paz kurdo a mediados de 2015, y la creciente inestabilidad a lo largo de la frontera sureste de Turquía con Siria- en nuestras calificaciones según su nivel presente”, informó la agencia.

El consumo tanto privado como público ha sido el principal impulsor del crecimiento del PIB en Turquía en este año, para S&P, que destaca además el sistema privado de pensiones introducido por el gobierno para intentar reducir la dependencia de la economía nacional de la financiación externa.

“El gobierno (turco) prevé que la (nueva) normativa creará 6,7 millones de contribuyentes al sistema privado de pensiones, y 90.000 millones de liras turcas (unos 26.000 millones de euros, equivalentes al 4% del PIB de Turquía en 2016) de fondos de ahorro en 10 años”, subrayó Standard and Poor’s en el comunicado.