Sanberk será el representante de Turquía en la investigación de la ONU sobre el »Mavi Marmara»

Özdem Sanberk fue antiguo vicesecretario de exteriores de Turquía y presidente de la Organización para la Investigación Estratégica Internacional (ISRO-USAK).

Özdem Sanberk, antiguo vicesecretario de exteriores de Turquía y presidente de la Organización para la Investigación Estratégica Internacional (ISRO-USAK), ha sido el hombre designado por el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon para representar a Ankara en la comisión de Naciones Unidas que investigará el abordaje que soldados israelíes llevaron a cabo en aguas internacionales contra el «Mavi Marmara».

La comisión de Naciones Unidas, que fue anunciada hace una semana por el propio Ki-Moon después de lograr un acuerdo con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu tras dos meses de negociaciones, contará por parte israelí con Joseph Ciechanover, antiguo miembro del Ministerio de Exteriores israelí, según indicaron diversas fuentes.

Los otros dos miembros serán el presidente saliente de Colombia Álvaro Uribe -que actuará como vicepresidente de la comisión- y el primer ministro neozelandés Geoffrey Palmer, que será quien la presida. Está previsto que mañana martes la comisión de la ONU celebre su primera reunión y dé comienzo a las investigaciones, y que emita su primer informe a mediados de septiembre.

El «Mavi Marmara», que fue devuelto a Turquía este fin de semana a Turquía junto con los otros dos barcos turcos que componían la llamada «Flotilla de la Libertad», formaba parte de un convoy humanitario compuesto por media docena de embarcaciones y activistas de numerosos países que pretendía llevar ayuda humanitaria hasta Gaza y denunciar de paso el brutal bloqueo que sufre ese territorio palestino desde hace años.

Como resultado del abordaje, 8 ciudadanos turcos y un ciudadano estadounidense resultaron muertos y varias decenas más de activistas con heridas de bala. El ejército israelí aseguró que tuvo que disparar porque los activistas a bordo del «Mavi Marmara» habían intentado linchar a los soldados que tomaron el barco, pero las autopsias realizadas posteriormente en Turquía a los cadáveres revelaron que todos los fallecidos habían recibido varios disparos mortales a menos de 40 centímetros de distancia, algunos incluso estando en el suelo, lo que confirmaría los testimonios de los otros tripulantes que iban a bordo.