Recuperados los cuerpos del accidente minero en Bursa

Más de 450 miembros del personal de emergencias trabajaron sin descanso durante todo el fin de semana para conseguir sacar los cadáveres de los 19 mineros que perecieron en una explosión.

Más de 450 miembros del personal de emergencias trabajaron sin descanso durante todo el fin de semana para conseguir sacar los cadáveres de los 19 mineros que perecieron a última hora del jueves por una explosión de grisú en una mina de carbón de la provincia de Bursa, en el noroeste de Turquía.
 
Aunque en un principio los medios algunos medios de comunicación habían dicho que el viernes se habían podido recuperar todos los cuerpos -situados en una galería a unos 220 metros de profundidad-, ese día finalmente sólo se pudieron recuperar dos de los cadáveres, que fueron enterrados ese mismo día. Otros siete mineros fueron enterrados en sus ciudades natales el sábado, mientras que los funerales por los 10 restantes se celebraron este domingo. Según informó el ministro de Energía y Recursos Naturales Taner Yıldız -uno de los ministros del gobierno que asistieron a los actos fúnebres-, la mina permanecerá cerrada durante los próximos seis meses para llevar a cabo una investigación sobre lo ocurrido.
El accidente tuvo lugar en la tarde-noche del jueves en la localidad de Mustafakemalpaşa, situada al oeste de la provincia noroccidental de Bursa. Los equipos de rescate habían logrado rescatar horas después de la explosión a cuatro trabajadores que habían quedado atrapados en el interior de la mina, pero las autoridades temían por la vida de hasta una veintena de mineros que podían haber quedado sepultados en el túnel donde se produjo la explosión. Las altas concentracciones de gas metano impidieron hasta la mañana del viernes que los equipos de rescate entraran a la mina por temor a nuevos derrumbes y explosiones, cuando finalmente se cumplieron los peores presagios. Las autoridades turcas aseguran que la mina había superado todas las inspecciones reglamentarias, la última de ellas el pasado mes de mayo.
 
Este es uno de los peores accidentes mineros que ha sufrido Turquía en los últimos años, después de que otros 17 mineros fallecieran también por una explosión de gas grisú hace tres años, en una mina de carbón de la vecina provincia de Balıkesir. El peor desastre minero en la historia de Turquía tuvo lugar sin embargo en 1992, cuando una explosión de gas metano en una mina de la localidad de Zonguldak (situada en la costa del Mar Negro) causó la muerte de 270 trabajadores.