Rajoy y Erdoğan inaugurarán una nueva línea de metro en Ankara

Rajoy llegó el martes a Turquía en una visita oficial de dos días de duración con el objetivo de apoyar las inversiones españolas en el país euroasiático.

El presidente del gobierno español Mariano Rajoy, quien llegó el martes a Turquía para asistir a la V Cumbre de Alto Nivel entre ambos países, asistirá el miércoles a la inauguración de una nueva línea de metro en la capital turca, según informó el lunes la Embajada de España en Ankara en un comunicado.

En la construcción de la línea Batıkent-Sincan ha participado la empresa española de infraestructuras y energía Comsa-Emte, que obtuvo en febrero de 2012 dos contratos para las obras de ampliación del metro de Ankara. La embajada española indicó que la otra línea de metro en la que participa la firma española, entre Kızılay y Çayyolu, estará terminada en los próximos meses.

Rajoy llegó el martes al país euroasiático en una visita oficial de dos días de duración con el objetivo primordial de fomentar los intercambios comerciales bilaterales entre ambos países. En su reunión con el primer ministro turco ambos abordarán varios temas de la actualidad regional e internacional así como el proceso de negociaciones para la entrada de Turquía en la Unión Europea, que España siempre ha apoyado. Los dos mandatarios presidirán también una reunión entre destacados empresarios españoles y turcos.

La 4ª y última cumbre bilateral entre España y Turquía se celebró a finales de noviembre de 2012 en Madrid; inicialmente prevista para 2013, la V Cumbre de Alto Nivel España-Turquía se pospuso hasta este año debido a problemas de agenda de Erdoğan y Rajoy, que viaja en esta ocasión acompañado por los ministros de Interior, Defensa y Fomento.

La  visita a Turquía de Rajoy se produce en un momento en que los datos macroeconómicos parecen atisbar un principio de recuperación en la economía española (que podría crecer en torno al 0,9% este año), que aún soporta sin embargo un desempleo que ronda el 27%; por su parte Turquía, con un índice de desempleo casi tres veces inferior, experimentó en 2013 pese a la recesión en Europa un crecimiento cercano al 4%, aunque su economía arrastra una tasa de inflación y una balanza comercial que no han arrojado buenos datos en el último año.

Según datos oficiales el volumen de intercambios comerciales entre España y Turquía sumó unos 6.180 millones de euros durante los once primeros meses de 2013, lo que representa un incremento del 9,5% con respecto a 2012.