Obama pedirá a Turquía que restablezca sus relaciones con Israel

El presidente estadounidense y el primer ministro turco se reunirán los próximos días en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, coincidiendo con los esfuerzos palestinos por el reconocimiento de su independencia.

«Hemos animado a Israel y Turquía, dos buenos amigos de los Estados Unidos, que trabajen para superar sus diferencias», declaró a la prensa un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

Rhodes anunció que el presidente norteamericano Barack Obama se reuniría con el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan y con su homólogo israelí Benjamin Netanyahu la próxima semana en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, coincidiendo precisamente con las fechas en las que el presidente palestino Mahmud Abbas pretende presentar formalmente ante la ONU una petición para el reconocimiento de la independencia de un Estado palestino con las fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días de 1967, algo a lo que tanto Israel EE.UU. se oponen frontalmente.

«Turquía ha sido un aliado cercano nuestro en asuntos relacionados con la &com;Primavera Árabe&com;, y les anticipo que los dos líderes (Obama y Erdoğan) hablarán sobre los acontecimientos en Siria, donde compartimos las preocupaciones con los turcos sobre los actos del presidente Assad», añadió Rhodes.

La Casa Blanca ha estado contemplando con creciente preocupación el progresivo distanciamiento entre Ankara y Tel Aviv, dos aliados claves en la región. Estados Unidos, cuya población judía es similar a la de Israel, posee importantes lazos políticos con el estado hebreo y es uno de sus principales valedores a nivel internacional; pero por otro lado Washington considera a Turquía, único país de mayoría musulmana miembro de la OTAN (y con el segundo mayor ejército de la Alianza, después de Estados Unidos), como un aliado estratégico fundamental en Oriente Medio, especialmente en una época en la que las revueltas de la llamada «Primavera Árabe» han hecho perder influencia tanto a EE.UU. como a Europa en la región.