Muere un soldado turco en combates con el Daesh en la frontera

El ejército turco respondió disparando con tanques y artillería contra posiciones del IS en Siria, matando a un militante del grupo y destruyendo tres de sus vehículos.

Militantes del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (IS) abrieron fuego el jueves desde el lado sirio de la frontera con Turquía, matando a un soldado turco e hiriendo a otros dos en la provincia de Kilis, al sureste del país.

Según informó la prensa local el incidente tuvo lugar en la aldea fronteriza de Çobanbey en torno a las 16:00 hora local (15:00 CET), y el intercambio de disparos se prolongó hasta las 19:40; en respuesta al ataque, el ejército turco respondió inmediatamente empleando cuatro tanques de combate que abrieron fuego contra las posiciones del Daesh (nombre en árabe del IS) en Siria. Así mismo las Fuerzas Aéreas Turcas enviaron varios cazas F-16 que despegaron de una base en Diyarbakır hacia la zona del conflicto.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) publicó a última hora del jueves un comunicado en el que confirmaban el ataque y las represalias tomadas por el ejército turco: “Uno de nuestros suboficiales fue martirizado (muerto) y dos de nuestros sargentos especialistas resultaron heridos, después de que cinco terroristas del Daesh abrieran fuego desde el lado sirio de la frontera el 23 de julio de 2015 a las 13:30 contra nuestras unidades posicionadas en al área”

“Un militante del Daesh fue capturado muerto con sus armas (un lanzador de cohetes y un fusil de asalto AK-47 Kalashnikov). Tres vehículos de los militantes del Daesh fueron gravemente dañados por nuestras fuerzas de seguridad”, añadía el comunicado, en el que además se enviaban condolencias a la familia del militar fallecido.

Precisamente el gobernador de Kilis declaraba dos áreas próximas a la frontera siria como “zonas especiales de seguridad” durante cinco días, empezando a partir del jueves y hasta el próximo 28 de julio. El miércoles por la noche, más de diez vehículos militares transportando a “Boinas Granates” –un grupo de élite del ejército turco encargado de operaciones especiales– se desplegaban a lo largo de la frontera con Siria en la provincia de Kilis, frente a zonas del territorio sirio controladas tanto por el IS como por las milicias kurdas del PYD.

Turquía fortifica su frontera con Siria

El miércoles el gobierno de Turquía anunció la implementación de nuevas medidas de seguridad a lo largo de los más de 900 kilómetros de frontera común con Siria; según informaron medios turcos, entre esas medidas se incluirían –al menos en los puntos más críticos de la frontera- la construcción de un muro de hormigón dotado con torres de vigilancia cada pocos metros y equipos de iluminación para la noche.

Una segunda valla fronteriza con alambre de espino se construirá a una distancia de 5 metros del muro principal, todo ello completado con patrullas regulares a pie y en vehículo, drones, sensores de movimiento, cámaras térmicas y globos militares de vigilancia.

El coste total de estas y otras medidas rondaría los 1.400 millones de euros. Con el refuerzo previsto del personal militar y de seguridad en la frontera, un 50% de los soldados turcos asignados a la vigilancia fronteriza se encuentran desplegados en la frontera con Siria, donde además Turquía tiene asignados el 90% de sus drones y el 50% de sus vehículos blindados.