Malatya y sus albaricoques

No debería sorprenderte llegar a Malatya, la capital del albaricoque de Turquía, y encontrarte mirando a platos y más platos llenos de albaricoques. Pero Malatya es una ciudad que ha avanzado mucho en los últimos 15 años.

Llega a Isparta y serás bombardeado por sabor a rosas de todas las formas posibles. En Çorum sus garbanzos con todo, en Kayseri el pastırma a-go-go, así que no debería ser sorprendente llegar a Malatya, la capital del albaricoque de Turquía, y te encontrarás mirando a platos y más platos llenos de albaricoques, como no.

La cosa apenas cambia cuando estás en el centro de la ciudad, donde la competición para persuadirte invertir en una cesta de albaricoques secos o de pestil de albaricoque («cuero de furta»), o incluso döner de albaricoque (tiras de albaricoques secos con la forma de döner kebab) es fiera. Dejando a la fruta de lado, Malatya es una ciudad que ha avanzado mucho en los últimos 15 años. Como Gaziantep, fue uno de esos lugares en el sureste que languidecía a medida que la gente se marchaba al oeste para distanciarse de los problemas. Sin embargo, ya era un asentamiento conectado a dos pesos pesados de la política, İsmet İnönü (1884-1973), amigo, compañero y sucesor de Mustafa Kemal Atatürk como segundo presidente de la República, nació en Izmir en el seno de una familia que provenía de Malatya, mientras que Turgut Özal (1927-93) nació allí y llegó a ser el octavo presidente de Turquía.

A pesar de todo esto, hay muy poco antiguo que se puede ver en Malatya. La Yeni Cami en el centro de la ciudad puede ser muy elegante pero se remonta solamente al 1912-13. Un puñado de elegantes casas otomanas sobreviven en Sinema Caddesi y hay un grupo de edificios de piedra de principios del siglo XX en la intersección de las calles Atatürk y Kanalboyu, incluyendo una que fue visitada por Atatürk y que en teoría está abierta al público. A parte de eso, no hay nada más.

Para descubrir la razón de esta escasez de edificios históricos deberás viajar 10 km al norte a lo que es ahora el pequeño asentamiento de Battalgazi pero que antaño fue Eski (Antigua) Malatya. La gente ha vivido allí durante siglos hasta 1838-39 cuando regimientos del ejército otomano se asentaron allí y las familias locales se fueron al sur para proteger el honor de sus esposas e hijas. A la vez que crecía la nueva Malatya, la antigua languidecía. En la actualidad, la pequeña Battalgazi tiene todos los edificios históricos que le faltan a Malatya, y te empezarás a hacer a la idea de lo que la ciudad fue al ver el gran número de ruinas y las murallas, que antiguamente eran magníficas.

Los dos monumentos más importantes de Battalgazi son la Ulu Cami y el Silahtar Mustafa Paşa Kervansarayı. La Ulu Cami se remonta al año 1224, cuando fue construida por el sultán selyúcida Alaeddin Keykbat. La mezquita ha sido restaurada recientemente, pero cerca la Şahabiye Kubra Medresesi no es más que unas románticas ruinas con el único minarete de la Halfetih Cami sobresaliendo por detrás. La restauración de la Ulu Cami fue llevada a cabo de una respetándola en gran medida. Por el contrario, es difícil hablar sobre el Silahtar Mustafa Paşa Kervansarayı, un maravilloso caravenserai que se remonta al 1637 que fue construido por el portador de la espada del sultán Murat IV, pero actualmente está siendo completamente reconstruido para albergar un centro de conferencias. Merece la pena deambular por la ciudad durante una hora o más para ver los monumentos menores que están marcados en el mapa en la plaza cerca del caravanserai. Si el tiempo apremia, las dos estructuras más interesantes están en la carretera de vuelta a Malatya. La primera es la Kanlı Kümbet (Tumba Sangrienta) del siglo XIV, un curioso edificio con un cúpula cuyo propósito aún es desconocido. La segunda es menos misteriosa y más elegante. Es una namazgah (lugar de oraciones al aire libre) selyúcida, que se remonta al año 1243 y, sin estar restaurado, evoca magníficamente al pasado.

A medio camino entre Battalgazi y la Malatya moderna se encuentra un asentamiento más antiguo aún. Aslantepe (la Colina del León), cerca de Orduzu, fue una ciudad hitita fundada a finales del segundo milenio a.C. cuando los invasores frigios expulsaron a los hititas de su capital, Hattusa. Un sub-grupo se asentó allí, fundando una ciudad llamada Milid que sobrevivió hasta que fue saqueada por los cimerios en el siglo VIII a.C. Adquirió su nombre actual, Aslantepe, después de que viajeros del siglo XIX informaron de un par de estatuas de leones en la cima de lo que resultó ser un montículo artificial. Excavaciones posteriores han demostrado que se trata de los restos de lo que podría ser el complejo palaciego más antiguo de Oriente Medio. La mayoría de los hallazgos, incluyendo una estrecha pared de adobe con esbozos de un hombre y una mujer, están exhibidos en el museo de Malatya, aunque para ver los leones deberás visitar el Museo de Civilizaciones Anatolias en Ankara.

Dónde quedarse

Malatya Büyük Hotel: (+90) 422 325 2828
Grand Akkoza Hotel Malatya: (+90) 422 326 2727
Hotel Altın Kayısı, Malatya: (+90) 422 211 4444
Tiryandafil Otel, Darende: (+90) 422 615 3095

Cómo llegar allí

Hay vuelos regulares desde Estambul y Ankara a Malatya, y autobuses desde Kayseri, Sivas y Elazığ. También hay trenes desde Estambul, Ankara y Diyarbakır. Los autobuses para ir a Orduzu y Battalgazi salen desde Çevre Golu.