inflación, precios de la compra

Los precios se dispararon en enero

El aumento de los precios en el alcohol, el tabaco y los alimentos, y la subida de un tercio del salario mínimo, han contribuido a disparar la inflación en Turquía hasta niveles no vistos desde mayo de 2014.

La tasa de inflación en Turquía se incrementó un 1,82% el pasado mes de enero con respecto al mes anterior (diciembre), y en un 9,58% con respecto a enero de 2015, el mayor aumento registrado desde mayo de 2014, según un informe publicado el miércoles por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK).

Según los datos difundidos por la agencia estadística oficial turca, el mayor incremento mensual se registró en la categoría de bebidas alcohólicas y tabaco, que experimentaron un aumento del 9,6% en sus precios en enero; por su parte los alimentos y las bebidas no alcohólicas crecieron un 4,28%, mientras que el aumento fue del 2,71% en el caso de los bienes y servicios, del 2,42% en la salud, y del 2,09% en la cultura. El único descenso intermensual se registró en la ropa y el calzado, con una caída del 6,71% en los precios entre diciembre de 2015 y enero de 2016.

Con respecto al mismo mes del año anterior, el mayor incremento interanual se dio en la categoría de hoteles y restaurantes, con un 13,43%, seguido de la cultura (12,05%), los alimentos y bebidas no alcohólicas (11,69%), los bienes y servicios (11,21%) y el alcohol y el tabaco (11,17%).

Con estos datos, la tasa de inflación media de los últimos 12 meses se dispara hasta el 7,87%. Precisamente con el inicio de 2016, el gobierno introdujo un aumento en los impuestos sobre el tabaco, y el alcohol, así como para los precios de la electricidad, que se incrementaron en enero un 6,8%.

En una entrevista televisada el miércoles, el ministro de finanzas turco Naci Ağbal reconoció que el aumento del precio en el tabaco, el alcohol y los alimentos, así como la subida decretada de un tercio del salario mínimo en Turquía, están detrás del aumento de la inflación, que sin embargo “confiamos en reducir en 2016 con varias medidas”, declaró.

El martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó a Turquía poner en marcha una política monetaria más rígida para lograr volver a situar la tasa de inflación a medio plazo en torno al 5%. Pese a elogiar el crecimiento de la economía turca y la reducción del déficit público, el FMI subrayó la necesidad de poner en marcha reformas estructurales como solución a largo plazo para las vulnerabilidades que arrastra la economía del país euroasiático.