inflación y precios

Los precios se comportaron mejor de lo previsto en septiembre

Los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas cayeron un 0,7% en septiembre, haciendo bajar la tasa de inflación anual hasta el 7,28% frente al 8,05% registrado en agosto.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) en Turquía creció por debajo de lo esperado el pasado mes de septiembre gracias a una importante caída de los precios de los alimentos, según datos publicados el lunes por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK).

De acuerdo al informe presentado por el organismo estadístico oficial de Turquía, el IPC creció un 0,18% en septiembre con relación al mes anterior, mientras que la tasa de inflación anual cayó hasta el 7,28% frente al 8,05% registrado en agosto.

El mayor incremento con respecto al mes anterior lo experimentó el transporte, con el 2,7%, seguido de la educación (1,98%), la hostelería (0,67%), la vivienda (0,41%) y los bienes y servicios (0,28%). Por contra la mayor reducción de los precios entre agosto y septiembre se registró en la categoría de ropa y calzado, con una caída del 3,49%; al mismo tiempo los alimentos y las bebidas no alcohólicas decrecieron un 0,7%, mientras que los precios de la categoría de cultura y el ocio bajaron un 0,43%.

Como suele ser habitual, el mayor incremento interanual del IPC lo establecieron las bebidas alcohólicas y el tabaco, con un aumento del 22,61%, seguido de la educación (10,37%), los bienes y servicios (10,03%), la salud (9,65%) y la hostelería (8,31%).

Tras conocer estos datos, el ministro de Finanzas turco Naci Ağbal manifestó que los datos de inflación de septiembre eran un claro indicador de la idoneidad de la nueva política del Banco Central de Turquía de recortes en los tipos de interés, prometiendo además implementar las medidas estructurales necesarias para continuar reduciendo los precios de las bebidas y los alimentos, uno de los factores que más influyen en el IPC y que más afectan a los consumidores.

Por su parte el ministro de Economía, Nihat Zeybekci, destacó en su cuenta en Twitter que la tasa de inflación subyacente –aquella que no toma en cuenta los precios de la energía y los alimentos (cuyos precios sufren grandes fluctuaciones por factores externos)- había bajado hasta su nivel mínimo de los últimos 13 meses.

“Nuestro gobierno continuará llevando a cabo medidas estructurales para hacer duradera la deceleración de los precios de los alimentos. Nuestro principal objetivo es mantener la tasa de inflación bastante por debajo del 5% a largo plazo, para garantizar así una verdadera estabilidad de los precios”, dijo Zeybekci.