La nieve complica la búsqueda del último desaparecido en la avalancha

Los meteorólogos advierten de la llegada de nevadas acompañadas de vientos y una brusca bajada de las temperaturas. En Estambul se espera que la nieve alcance hasta 9 cm. de espesor.

El temporal de viento y nieve que azota el este de Turquía está complicando las labores de búsqueda de la última persona que permanece desaparecida tras la avalancha de nieve que se produjo el miércoles a las afueras del municipio de Bahçesaray en la provincia oriental de Van, y que sepultó a decenas de miembros de los equipos de rescate que buscaban a supervivientes de un autobús que había quedado sepultado el día antes por otra avalancha.

El viernes por la mañana el mal tiempo obligaba a suspender temporalmente la búsqueda de Mehmetcan Taşdemir, bombero de profesión y última víctima que permanece desaparecida tras la segunda avalancha. En total 41 personas fallecieron en las dos avalanchas de nieve que se produjeron el martes y el miércoles, la mayoría -36 personas- en la segunda de ellas.

Las malas noticias son que el frío y la nieve van a continuar en buena parte de Turquía durante todo el fin de semana, incluyendo en Estambul, donde se esperaban las primeras nevadas del año para última hora de este viernes y los expertos señalan que la nieve podría alcanzar los 9 centímetros de espesor en algunas partes de la ciudad.

Los meteorólogos han anunciado que las temperaturas medias estarán unos 5 grados por debajo de lo habitual en estas fechas; además las precipitaciones en forma de nieve estarán acompañadas por vientos de hasta 50 kilómetros por hora en Estambul y en otras partes de Turquía, y no se espera una mejoría hasta el lunes.

Como es habitual las fuertes nevadas están afectando especialmente a las provincias del este y sureste de Turquía, donde decenas de pueblos están incomunicados pese al trabajo incansable de las quitanieves. Las avalanchas son de hecho muy comunes en el este y sureste de Anatolia, donde los inviernos son especialmente duros; en 1992 una serie de avalanchas en la región causaron 443 muertos.