La Cisterna Basílica de Estambul corre peligro de derrumbarse

En los trabajos de restauración del histórico monumento, uno de los más visitados por los turistas, se han descubierto fallos graves en la estructura.

La famosa Cisterna Basílica de Estambul, construida en el año 542 d.C. por el emperador Justiniano I y uno de los monumentos históricos más visitados de la metrópolis turca, está en serio peligro de derrumbarse, según han advertido expertos del ayuntamiento metropolitano de la ciudad, que han lanzado la voz de alarma sobre el riesgo de colapso que sufre la estructura milenaria en caso de un terremoto.

Oktay Özel, jefe del Departamento de Bienes Culturales del Ayuntamiento Metropolitano de Estambul (İBB), advirtió el jueves en declaraciones a los medios que los trabajos de restauración iniciados en el monumento hace cuatro años han desvelado que la estructura está en serio riesgo de venirse abajo en cualquier momento.

«No podemos esperar ni un solo segundo (para reforzar la estructura). Hemos examinado los soportes de hierro que unen las columnas y que reemplazaron los originales de madera, y hemos descubierto huecos entre ellos. Los soportes fueron colocados durante la anterior restauración, en los primeros años de la República, pero con el tiempo se han corroído«, dijo Özel.

Según este experto, ya han alertado a las autoridades para que procedan a reforzar la estructura cuanto antes. «Es difícil aplicar refuerzos en sitios históricos sin dañarlos, y tenemos una libertad de movimientos limitada», reconoció Özel, quien no obstante advierte que el peligro de derrumbe no se limita a la Cisterna Basílica, sino a todos los edificios construidos sobre la estructura. «Este lugar es muy frecuentado por los turistas que viajan a Estambul, y hay varios edificios públicos y privados. Tenemos que garantizar su seguridad cuanto antes«, alerta.