Juzgado un hombre en Turquía que intentó abrir un consulado de un país ficticio

El hombre, condenado por estafa, se presentó ante las autoridades turcas como un supuesto diplomático de la “República Songhrati de la Taumaturgia” y de la “República de Nueva Lemuria”.

Un hombre de nacionalidad turca ha sido condenado por fraude en su país después de intentara junto con otros tres amigos establecer en Ankara un supuesto consulado de un país imaginario, antes de que el engaño fuera detectado por las autoridades turcas.

Según informó el viernes el diario turco Yeni Şafak, el hombre –de nombre Ahmet Çatalkaya- habría presentado junto con los otros tres una petición ante el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía presentándose como agentes consulares de un Estado denominado “República Songhrati de la Taumaturgia” que pretendían abrir una oficina diplomática en Ankara y obtener la correspondiente inmunidad diplomática.

El propio Çatalkaya se habría presentado como el “cónsul honorario” del supuesto país, que según habría indicado sería una nación democrática insular que obtuvo su independencia de Malasia en 1993, asegurando además que el presidente de esta nación sería un ciudadano turco residente en Ankara de nombre Keith Mackenzie Mcocsci.

Además en su solicitud ante el ministerio de exteriores turco, los cuatro implicados aseguraban que ya habían mantenido contactos con previos con el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas, el Ministerio del Interior y los servicios de inteligencia sobre la apertura de una representación diplomática, y que habrían obtenido respuestas favorables sobre la cuestión.

El intento de engaño fue descubierto rápidamente por los funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores, que tras examinar la documentación presentada por los supuestos diplomáticos descubrieron que el país al que hacían mención no existía, y que tanto los documentos como los números de contacto mencionados resultaron ser inventados.

Tras presentar una querella criminal por fraude contra los cuatro implicados, tres de ellos quedaron en libertad pero la fiscalía inició una investigación contra Çatalkaya; durante el juicio se reveló que éste ya había sido arrestado en 2011 por llevar un pasaporte falso que él mismo había fabricado, perteneciente a la también ficticia “República de Nueva Lemuria”.

Çatalkaya, lejos de declararse culpable durante el proceso, aseguró ante el tribunal que dicha “República” había emitido un comunicado de condena contra Turquía por violar su inmunidad diplomática, asegurando ser “embajador ante Bagdad” de este país imaginario. Finalmente la corte lo condenó a dos años de prisión por un delito de estafa.

En 2005 la prensa hindú se hizo eco de un caso similar, cuando un supuesto presidente de la “Songhrati Republic of Thaumaturgy” expresó su apoyo a la candidatura de la India al Consejo de Seguridad de la ONU a cambio de ser reconocido por el gobierno de Delhi; las autoridades hindúes descubrieron entonces que este país “virtual” sólo existía en Internet, con referencias que lo vinculaban a la auto-proclamada República de Morac-Songhrati-Meads, un micro-Estado insular ubicado en las Islas Spratly –en el Mar de la China Meridional- del que tampoco existen datos fidedignos ni referencias contemporáneas, y que sólo aparece en la red reconocido por otros Estados ficticios como el “Sacro Imperio de Reunión” o el “Gobierno del Epiro en el Exilio”.