Irán afirma haber matado a un líder de la guerrilla kurda PJAK

Teherán mantiene desde el pasado julio una ofensiva contra el PJAK, considerado la rama iraní del PKK, mientras el presidente del gobierno kurdo de Irak volvió a exigir a ambos grupos que depongan las armas.

La agencia de noticias semi-oficial iraní Fars informó el miércoles citando fuentes del gobierno de Teherán que Majid Kavian, vice comandante de la guerrilla kurda del Partido del Kurdistán Libre (PJAK) -considerado como la rama iraní del PKK- habría muerto durante un ataque con artillería de las fuerzas iraníes.

De acuerdo a la información, publicada en el diario internacional en lengua inglesa Tehran Times, la muerte de Kavian habría sido confirmada por fuentes del PJAK, contra el que las fuerzas de seguridad iraníes encabezadas por la Guardia Revolucionaria de Irán mantienen una dura ofensiva desde el pasado mes de julio que sólo fue interrumpida durante agosto a causa del mes sagrado del Ramadán, tiempo en el que Teherán se mostró dispuesta a cesar las operaciones si el PJAK se retiraba de sus fronteras.

El gobierno iraní reanudó sin embargo las operaciones a partir del 3 de septiembre al considerar que la guerrilla kurda no había cumplido las condiciones para mantener la tregua. El sábado las fuerzas iraníes afirmaron haber matado a al menos 30 guerrilleros del PJAK y herido a otros 40 tras varios días de lucha. Recientemente el PKK anunció que uniría sus fuerzas con el PJAK iraní para contrarrestar lo que considera una ofensiva coordinada por parte de Turquía e Irán contra las guerrillas kurdas que operan en la región.

El presidente del gobierno kurdo de Irak pide al PKK y el PJAK que depongan las armas

Precisamente el martes el presidente del gobierno autónomo kurdo del norte de Irak, Massoud Barzani, volvió a hacer un llamamiento urgente tanto al PKK como al PJAK a poner fin a los atentados e incursiones en los vecinos territorios de Turquía e Irán desde las zonas montañosas del norte de Irak, donde ambas guerrillas poseen sus bases, así como a deponer las armas y buscar objetivos por vías democráticas y pacíficas.

«Pido al PKK y al PJAK que pongan fin a las operaciones militares lanzadas desde nuestro territorio y que busquen sus demandas a través de medios políticos», dijo Barzani en unas declaraciones recogidas por la agencia de noticias Anatolia en las que mostró su preocupación por la tensión que la presencia de ambos grupos armados en su territorio está provocando en la región, especialmente con sus vecinos Turquía e Irán, que consideran que el gobierno de Arbil no hace lo suficiente para evitarlo.

«El PKK y el PJAK no están teniendo en consideración la situación en la región kurda (de Irak)… Pido a ambos que abandonen la idea de alcanzar sus demandas por medios militares», explicó Barzani. «(En el gobierno autónomo kurdo de Irak) estamos en una situación difícil porque hay dos países (Turquía e Irán) que nos están diciendo que controlemos nuestras fronteras para evitar problemas (con ellos)… Pero tenemos miedo de enviar nuestras fuerzas a la frontera por temor a una guerra entre kurdos», señaló el presidente kurdo, que habló durante un encuentro con representantes de la administración autónoma kurda de Irak en el extranjero.

«Estamos trabajando ahora con el presidente (iraquí) Jalal Talabani, Turquía, Irán, el PJAK y el PKK, y estamos a punto de alcanzar una solución para poner fin a la guerra… Si lo conseguimos, será un gran servicio para la gente del Kurdistán, Irán y Turquía; pero si no, no tomaremos parte en el conflictó», agregó Barzani.