gato en un avión

Insólito: un gato obliga a regresar a un vuelo de Turkish Airlines

Un insólito caso ocurrido en un vuelo de la aerolínea turca Turkish Airlines obligó a regresar a un avión que cubría la ruta entre Estambul y Atenas a causa de un gato que apareció en la cabina, según informaron medios turcos citando fuentes de la agencia Anatolia. 

El suceso, ocurrido a bordo del vuelo TK 1843, se produjo al parecer cuando el avión -un Boeing 777-300 con capacidad para cerca de 400 pasajeros– había dejado a la terminal tras completar el embarque de todos los viajeros, y se dirigía ya hacia la pista de despegue; fue en ese momento cuando varios pasajeros observaron que había un gato que paseaba tranquilamente por el pasillo de la cabina. Tras avisar a la tripulación, esta informó inmediatamente al piloto, que contactó con el Centro de Control de Tráfico Aéreo del Aeropuerto de Estambul pidiendo permiso para cancelar el despegue y regresar a la terminal.

Una vez cancelada la maniobra de despegue y habiendo regresado el avión a su posición de parking inicial, la tripulación de cabina pudo comprobar que el gato era propiedad de uno de los pasajeros a bordo del vuelo, quien había embarcado a su mascota sin la pertinente reserva y sin abonar el pago correspondiente, y que tampoco llevaba al animal en un transportín; posteriores averiguaciones permitieron saber que el gato fue introducido sigilosamente en la aeronave dentro de una maleta de cabina para que pasase desapercibido. 

El vuelo pudo continuar con normalidad tras ordenar el capitán que el pasajero -y su gato- desembarcasen del avión, pero tras el insólito hecho la aerolínea Turkish Airlines ha prohibido al viajero -que al parecer ya había hecho intentos similares en el pasado– volver a embarcar en uno de sus aviones.