Inmigrantes expulsados por Grecia a Turquía denuncian maltrato

Un grupo de inmigrantes ilegales interceptados en la provincia turca de Edirne, fronteriza con Grecia, recibieron asistencia médica y humanitaria en Turquía y fueron tratados de numerosas heridas. Los inmigrantes relataron a las autoridades turcas que los guardias fronterizos griegos les ataron y les golpearon repetidamente; tras encerrarlos 2 días sin comida ni agua, los «arrojaron al río» Evros que sirve de frontera y les obligaron a cruzar hacia Turquía, una práctica ilegal. «Tan pronto como los soldados turcos nos cogieron, nos dieron comida y agua y nos llevaron al hospital. Gracias a Turquía», contaron.

Enlace:

Grecia devuelve a Turquía un grupo de inmigrantes desnudos y golpeados